Current track

Title

Artist

Current show

Beone Radio

3:00 pm 11:40 pm

Current show

Beone Radio

3:00 pm 11:40 pm

Upcoming show

Pop’n Roll

11:40 pm 11:55 pm

Background

Cada año, los libaneses cultivan, cosechan y destilan rosas para hacer agua

Written by on May 19, 2023

Apenas ha salido el sol cuando ya, Zahraa cosecha con gesto confiado, en las alturas de su aldea en el este del Líbano, las delicadas rosas de Damasco que servirán para elaborar el agua de rosas, muy apreciada en cosmética y repostería.

Con un gran bolso blanco atado a la cintura, Zahraa Sayed Ahmed recoge las fragantes flores hasta el valle. “No hay nada más hermoso que las rosas”, dice con una sonrisa la mujer de 37 años, cuyo primer nombre significa “flor” en árabe.

“La temporada de rosas es la estación más hermosa aquí”, agrega, inclinándose sobre los rosales, su ropa blanca se destaca contra los tonos de verde y rosa.

La temporada solo dura unas pocas semanas en Qsarnaba, un pueblo en la llanura oriental de Bekaa donde la tradición se ha transmitido de generación en generación.

En su mayoría, son las mujeres las que cosechan las preciosas flores con la ayuda de guantes con agujeros en las espinas.

La rosa de Damasco, que lleva el nombre de la capital siria situada al otro lado de las montañas, es la flor más utilizada para la elaboración del aceite esencial contenido en perfumes y productos cosméticos. Los especialistas juran por sus propiedades terapéuticas antiinfecciosas y relajantes.

El agua de rosas también se utiliza en Oriente Medio en repostería o como bebida refrescante.

Exportada a Europa, particularmente durante las Cruzadas, esta rosa de aroma embriagador se ha cultivado desde entonces en Siria, Francia, Marruecos, Irán y Turquía.

Leila al-Dirani, la dueña del campo, también está trabajando con su esposo e hijo. Este año, “ya ​​no podemos darnos el lujo de contratar trabajadores”, dice el horticultor de 64 años.

“Los precios (de venta) no son nada buenos”, lamenta.

Desde finales de 2019, Líbano se ha visto afectado por una crisis económica que ha depreciado la moneda y sumido a gran parte del país en la pobreza.

Según Daher al-Dirani, funcionario local, todos los cultivos “han perdido casi el 80% de su valor (…) a causa de la crisis”.

“Las rosas dan esperanza”

Sin embargo, Leila al-Dirani sigue sonriendo: “las rosas dan esperanza, te calman y te dan fuerzas para seguir”.

En un cobertizo cubierto con una alfombra de rosas, se pesa la cosecha, se paga a los trabajadores según la cantidad recolectada y se divide en bolsas la preciada cosecha.

Luego, Zahraa destila la cosecha en su jardín para hacer agua de rosas.

Envasa y etiqueta manualmente su pequeña producción para venderla en todo el país.

“Producir agua de rosas es parte de nuestra herencia”, dice Zahraa, mientras llena de flores un alambique de cobre que perteneció a su abuelo.

“Crecimos produciendo agua de rosas”, señala. “En cada casa de Qsarnaba hay un alambique, aunque sea pequeño”.

Con un kilo de flores, la joven de 30 años produce hasta medio litro de agua de rosas. También hace mermeladas y jarabes, llena bolsitas con flores secas y prepara tisanas.

El pueblo “produce el 60% de las rosas y el agua de rosas de todo el Líbano”, asegura con orgullo Zahraa. Una producción por la que Qsarnaba merece, según ella, el título de “pueblo de rosas”.


Descarga nuestra APP BEONERADIO
Google Play | Apple Store
www.be1radio.com
Instagram: @be1radio

Source link