Current track

Title

Artist

Current show

Merengue exitos

6:00 am 10:00 am

Current show

Merengue exitos

6:00 am 10:00 am

Upcoming show

Merengue exitos

6:00 am 10:00 am

Background

“No fui la primera”: violada por un soldado ruso, lo condena ante los tribunales

Written by on December 2, 2023

Una joven ucraniana de 20 años nunca podrá olvidar la invasión de su pueblo por soldados rusos, pero no tiene intención de dejar que sus traumas gobiernen su vida.

Karina recuerda la mano que él le puso en la espalda mientras la empujaba hacia la oscura habitación del ático. Fue entonces cuando el soldado ruso le apuntó con un arma, mientras la empujaba hacia las profundidades oscuras de la pequeña habitación bombardeada.

De pie a unos centímetros de ella, con el aliento todavía pesado a causa del whisky, el soldado ruso le apuntó con su arma a la cabeza, amenazando con matarla si no se desnudaba delante de él.

Karina, con manos temblorosas, siguió sus órdenes, sabiendo que si intentaba luchar contra él como deseaba desesperadamente, nunca volvería a ver el rostro de su madre.

“Y luego me violó”, le dice Karina al Daily Mail, con la voz vacilante al recordar lo sucedido el 11 de marzo de 2022.

“Cuando terminó, me dijo que volvería y me mataría si le contaba a alguien cómo me violó”, continuó.

Karina tenía 20 años cuando los hombres de Putin llegaron a su pueblo en enormes tanques el 8 de marzo de 2022. Minutos después de su llegada, aterrorizaron a las familias que vivían allí e invadieron sus hogares.

Si hubiera pensado en los bombardeos, Karina no se habría imaginado los horrores que le infligirían los soldados rusos.

Fuego de artillería

El segundo día, comenzaron a ir de puerta en puerta y a mudarse a las casas de las familias, a veces manteniéndolas como rehenes.

“Cuando los soldados ucranianos empezaron a disparar artillería contra los rusos cerca de nuestra aldea, nos culparon a mi novio y a mí por revelar sus posiciones”, dice Karina.

Fue entonces cuando un soldado la sacó de su casa, acusándola de informar al ejército ucraniano sobre las posiciones rusas.

La arrastró hasta la casa abandonada de su vecino, donde comenzó su pesadilla.

“Recuerdo haber visto condones usados ​​esparcidos por el suelo. Entendí que no era la primera en ser llevada allí”, dice Karina.

Después de interrogarla y luego violarla, el soldado la amenazó con volver a hacerlo si los bombardeos no cesaban.

En los días siguientes, Karina, que inicialmente intentó mantener la cabeza a flote, rompió a llorar.

“En un momento me derrumbé y lloré durante horas. Tenía la impresión de estar sucia, de ser una vergüenza”, confiesa.

Huir a toda costa

Sin embargo, rápidamente recuperó la calma, ya que la perspectiva de nuevos bombardeos la obligó a actuar.

“Decidí que no habría una próxima vez. Sabía que tenía que hacer algo”, dice Karina.

Al amparo de la oscuridad, ella y su novio escaparon de su casa y caminaron kilómetros a través de campos, bosques y vías de tren hasta llegar a un pueblo cercano en la zona de Kiev.

Fue allí donde encontró refugio con un amigo cercano que la ayudó a denunciar la violación a la policía nacional y a los fiscales cuando su pueblo fue liberado unas semanas después.

Karina dice que su relación con su novio no duró porque él estaba enojado con ella por contarle a sus amigos y familiares lo que le pasó.

“Realmente afectó nuestra relación”, lamenta Karina, quien lucha por explicar por qué su novio no estaba de su lado.

“Él quería que guardara silencio y no hablara de ello”, lamenta.

En cambio, Karina espera que al contar su historia de supervivencia y los horrores que presenció y soportó, otras mujeres se presenten a testificar sobre lo que les sucedió.

“Es muy importante no permanecer en silencio, porque los soldados que hicieron esto vivirán una vida normal si no decimos nada, y eso no es justo”, afirma.

Identifica a tu violador

Karina dice que cuando denunció la violación a los fiscales, estos le proporcionaron fotografías de los soldados rusos que habían invadido su aldea.

“Pude identificar al soldado que me había violado. También tenían muestras de ADN que demostraban que fue él quien me había hecho esto”, relata la joven.

Karina estuvo presente en el tribunal cuando el soldado fue declarado culpable. Este último, sin embargo, fue condenado en rebeldía, lo que significa que probablemente nunca se encontrará tras las rejas.

Desde entonces, la joven se ha hecho cargo de su vida. En particular, se casó con el amor de su vida en diciembre y se beneficia durante 20 meses de los consejos de los psicólogos de la Fundación Familia Andreiev.

Karina ahora trabaja como administradora de casos en el proyecto Assisto de la Fundación Familia Andreiev, donde ayuda a sobrevivientes de violencia sexual.


Descarga nuestra APP BEONERADIO
Google Play | Apple Store
www.be1radio.com
Instagram: @be1radio

Source link