Current track

Title

Artist

Current show

Beone Radio

6:00 am 8:00 am

Current show

Beone Radio

6:00 am 8:00 am

Upcoming show

Hipster Morning

8:00 am 11:00 am

Background

El Real Madrid quiere ser la octava maravilla del Mundial de Clubes en Marruecos

Written by on February 12, 2023

El Real Madrid tiene ante sí este sábado (20.00 horas, Telecinco) un desafío de magnitudes históricas, sencillo pero tramposo en lo deportivo, y muy significativo en lo intangible. Si se alza con la victoria ante el Al Hilal de Arabia Saudí, serán ocho los Mundiales o Mundialitos o Intercontinentales que habrá ganado el conjunto blanco, más que ningún otro equipo en la Historia. Ya era el máximo ganador del torneo, pero ahora puede cimentar aún más su leyenda, gracias a una palabra, la ‘Octava’, de muy buen recuerdo para el madridismo.

Sin embargo, primero deberán hacer los deberes y pensar única y exclusivamente en el partido, con la concentración al máximo, como les ha pedido Carlo Ancelotti en rueda de prensa. El Al Hilal, dirigido por un viejo conocido de Carletto, Ramón Díaz, buscará prolongar la sorpresa tras ‘cargarse’ al Flamengo, saldrá sin miedo y sin tapujos. Y esos son los equipos más peligrosos para el Real Madrid, los que salen a tumba abierta y con el cuchillo entre los dientes.

Probablemente sea el partido más importante en la vida de los futbolistas del conjunto saudí, que sueña con ser el primer campeón asiático de la historia del torneo. En cambio, la importancia de este trofeo podría ser relativa para el Madrid, pero supone también la oportunidad perfecta para dar portazo a semanas complicadas de zozobra y dudas que les han costado desengancharse del Barça en la Liga, y para generar un impulso importante de cara al momento decisivo que viene en febrero y marzo en todas las competiciones, con todo en juego, y con un calendario infernal.

La zozobra, la incertidumbre y la falta de consistencia y continuidad son los síntomas de la ‘enfermedad’ que afecta a los merengues en las últimas semanas. Sin dar un golpe en la mesa a base de estilo y juego, levantar el Mundial parece el antídoto perfecto para recuperar el ritmo, la identidad y el carácter, con una alegría muy necesaria y aliviadora. Así, Carlo Ancelotti celebró en la previa llegar “al final de un largo camino” y pidió “hacerlo bien” para ganar “más confianza”.

La derrota (1-3) en la final de la Supercopa dejó muy tocado al Real Madrid, sin carácter, aunque evitando que la mala imagen se trasladara a los resultados. Y es que encadenó cinco partidos sin perder, hasta caer de manera inesperada, aunque merecida, ante el Mallorca (0-1). Por ello, parece que este Mundial de Clubes, pese a que hace más exigente el calendario, llega como un oasis, cuando está a ocho puntos del líder Barça en el campeonato doméstico.

Con un título en juego, Ancelotti, que deberá decidir si Militao y Benzema tienen minutos -ya están en Marruecos-, apostaría por su ‘vieja guardia’. Lunin se mantendrá en la portería, con Carvajal, Rüdiger, Nacho y Alaba en defensa, con la duda de si el español actuará como central o lateral. A pesar del gran momento de Ceballos y con el 4-3-3 innegociable, no parece que Tchouameni, Kroos o Modric vayan a dejar su lugar al sevillano. Buenas noticias realmente para Ancelotti, que recupera parte de sus efectivos más útiles en un momento crucial.

Con la presencia del delantero francés en duda, tampoco parece que vaya a haber muchas modificaciones en un ataque formado por un Valverde algo mejorado, en la derecha; Rodrygo actuando de falso ‘9’ siempre reivindicándose y buscando más minutos; y Vinicius, con todos los focos apuntándole, por la izquierda. El campeón de la Champions asiática tendrá trabajo por delante para pararles, especialmente a los dos brasileños.

Además, el Real Madrid ya tiene experiencia lidiando con equipos asiáticos en finales del Mundial de Clubes. El Al Hilal afronta su primera final de un torneo en el que en sus dos participaciones previas (2019 y 2021) acabó cuarto, y buscará evitar seguir el mismo destino que sus predecesores. Será la tercera vez que un equipo asiático dispute la final del Mundial de Clubes, después de que la alcanzaran, sin éxito, el Kashima Antlers japonés en 2016 y el Al-Ain emiratí en 2018. Ambos fueron derrotados por el Real Madrid.

Sus principales baluartes, todos llegados del fútbol europeo, son el exrojiblanco Vietto; el ex de Granada, Watford y Manchester United Ighalo; el ex de Sporting de Portugal, Benfica y Watford André Carrillo; o el que fuera delantero del Oporto Marega. Un elenco interesante, pero impotente sobre el papel ante todo un campeón de Europa y de España como el Real Madrid, cuya entidad y prestigio quiere engrandecer con otro trofeo internacional más, culmen de una temporada, la 21-22, de ensueño para los madridistas.

Source link