fbpx
Current track

Title

Artist


‘Si llegan Lula y Bolsonaro, creo que ganará de nuevo Bolsonaro’ – Latinoamérica – Internacional

Written by on April 18, 2021



Fernando H. Cardoso dice que su país debe buscar la forma de salir de la dicotomía de extremos que representan el líder del PT y el actual jefe de Estado, para poder superar la polarización. Entrevista.

A sus 89 años, el expresidente brasileño Fernando Henrique Cardoso se mantiene lúcido y muy activo. La pandemia lo forzó a trabajar exclusivamente desde su casa, en San Pablo, para la fundación que preside y que lleva su nombre. De la vida previa a la llegada del covid-19, Cardoso, presidente honorario del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), extraña reunirse a comer con amigos y viajar.

Pero el confinamiento ha sido también una gran oportunidad para escribir. Además de continuar volcando en los principales diarios brasileños su mirada sobre la tumultuosa política local, pudo terminar un libro –más teórico que político, dice– sobre la crisis de las democracias contemporáneas. Es un proyecto que nació antes de la pandemia, tomó cuerpo durante la cuarentena y posiblemente será publicado a fin de año.

“En varias partes del mundo, las democracias están yendo mal, pero los regímenes autoritarios son peores. Es un intento por pensar cómo articular nuestras democracias para salvarlas y, con ello, resguardar la libertad de las personas”, dice.

(Le puede interesar: Raúl Castro renuncia a liderazgo del Partido Comunista de Cuba).

Cardoso está alarmado por el curso de la pandemia en Brasil. Ya recibió la primera dosis de su vacuna contra el virus, y hace poco participó en un acto público con otros expresidentes a favor de la vacunación. Un intento de contrarrestar la influencia negativa que generan las posiciones anticientíficas del presidente brasileño, explica, y que ayudaron a dejar al mayor país de la región en una situación crítica. Incluso desde lo político, con un gobierno que hace poco sufrió seis cambios en su gabinete, incluido el ministro de Defensa, Fernando Azevedo e Silva, lo que generó la renuncia en bloque de los comandantes del Ejército, de la Fuerza Aérea y de la Armada.

Estuvo escribiendo sobre las democracias liberales. Al final, ¿cómo van a salir de esta pandemia?

Cada vez menos liberales de lo que eran. En nuestro caso, nunca tuvimos una democracia completamente liberal, en la que solo actuara el mercado. Brasil siempre depositó confianza en los gobiernos y se les demandó acción. Después de la pandemia resulta obvio que el gobierno actúa y cuando no lo hace es peor. Ya no hay base para una defensa del liberalismo del siglo XIX. Lo que se debe buscar es la presencia de la sociedad civil presionando al Estado y haciéndolo actuar de una manera más auténtica.

¿Y los partidos políticos?

Los partidos han perdido mucha vigencia, se han vuelto todos muy parecidos unos con otros, aun cuando sabemos que no hay manera de expresarse políticamente sin que haya partidos. Antes que los partidos, hoy es más relevante el movimiento de la sociedad como factor de presión. Los partidos están inertes, no lo voy a ocultar, aunque suceda incluso en el caso del PSDB, mi partido. ¿Por qué continúo en él? Porque no hay cosas muy buenas en otros partidos, y no tengo razón para irme. Al final, es un instrumento de acción, pero lo que quiero decir es que no tengo confianza plena en la estructura partidaria. Si la sociedad no se moviliza en defensa de la democracia, si no hay libertad, si el periodismo no ejerce su papel…
¿De dónde cree, entonces, que pueden aparecer nuevas figuras para la política? En el caso brasileño, alguien que rompa con la polarización Bolsonaro-Lula…

… no tengo confianza plena en la estructura partidaria. Si la sociedad no se moviliza en defensa de la democracia, si no hay libertad, si el periodismo no ejerce su papel…

El periodismo les va a seguir dando la palabra a personas, y esas personas tienen que ser capaces de encarnar un sentimiento más amplio que el de ellos dos. Un sentimiento progresista que tome en cuenta a toda la población y que respete las leyes. Lula, un exlíder sindical, representa un mundo que no existe más. Pasó su hora. Y en política, o se mira hacia adelante, o no hay para dónde mirar.

Bolsonaro significó en 2018 una alerta contra el peligro de la izquierda, pero hoy nadie tiene miedo de ninguna izquierda. Bolsonaro fue eso, una alerta nerviosa, rabiosa, algo que no es bueno para el país. Nuestra inclinación, nuestra cultura política, es más de aceptación, de tolerancia. No sé quién va a ser esa persona que pueda salir de esa lógica, es temprano para saberlo, pero tiene que hacerse visible expresándose. Cuando se detenga el virus, si para, vamos a ver si es posible que surja una fuerza capaz de superar a aquellas que representan a los extremos.

¿La derrota de Trump en Estados Unidos fue una derrota para todos los populismos en el mundo?

Estados Unidos siempre es muy importante porque es símbolo de la democracia en el mundo. Trump no mostraba ningún respeto por las instituciones. Aquel acto de invasión en el Capitolio fue increíble, simbólicamente desastroso. La victoria de Joe Biden fue importante, no sé cuál va a ser su postura con relación a América Latina, ni creo que Argentina o Brasil deban alinearse automáticamente. Los gobiernos deben alinearse con su pueblo, no con otros Estados, y eso vale para todos los países. Pero fue positivo, porque Trump tenía una actitud ‘anti’, de fomentar la agresividad, un sentimiento negativo. Y también mostró que Estados Unidos es un país con salud suficiente para regenerar las tendencias negativas de la democracia.

(Lea además: ¿Por qué el régimen de Maduro enviará milicianos a la frontera?).

Nosotros, en nuestra región, tenemos que salvarnos a nosotros mismos, porque un buen presidente de Estados Unidos no nos va a salvar. Soy muy favorable a que tengamos una actitud abierta, de buenas relaciones con ese país como con Europa, con China, con África y, especialmente, con Argentina y nuestros vecinos de América del Sur.

El ministro de Economía brasileño, Paulo Guedes, dijo que si Brasil continúa en un camino de descontrol de gastos y de endeudamiento, demora seis meses para convertirse en Argentina y un año, en Venezuela. ¿Qué piensa?

(Ríe) Guedes fue formado en Estados Unidos y tiene una visión de mercado de las cosas. Yo no tengo esa visión de mercado. Dijo algo inapropiado para un ministro porque hiere a otro país. Él conoce poco a Venezuela y a Argentina. No creo que Argentina haya quedado tan desorganizada como sí quedó Venezuela. Hoy tiene un gobierno democrático.

En Brasil, por ejemplo, creo que no podría haber un Hugo Chávez, un personaje muy del Caribe al que le gustaba tener un protagonismo en el mundo y desorganizó bastante su país. Argentina nunca llegó a tal nivel y no me parece justa esa comparación. La economía argentina siempre tuvo problemas, tuvo una agricultura muy buena, una ganadera muy buena y nunca fue bueno su sector industrial.Bolsonaro llegó al gobierno con la promesa de implementar una agenda liberal, pero cada vez más gira en sentido opuesto, de intervención de empresas y aumento del gasto. ¿Es posible una agenda de reformas que vaya más allá del corto plazo en países con tanta pobreza como Argentina y Brasil?

Nosotros, en nuestra región, tenemos que salvarnos a nosotros mismos, porque un buen presidente de Estados Unidos no nos va a salvar

Es difícil… Yo lo intenté. Pero uno es inmediatamente criticado, porque hay quienes tienen intereses en que se mantenga todo igual. Pero es necesario hacer el intento. El Congreso solo no consigue aprobar reformas sin sustento del Poder Ejecutivo y, principalmente, del pueblo. El pueblo es más decisivo que lo que diga el Presidente o el Congreso. Es necesario mantener un movimiento en favor de esas transformaciones.

(Lea: Elecciones Perú: Castillo y Fujimori se perfilan para segunda vuelta).

En el caso de Brasil, el presidente hoy es un militar. Mi padre y mi abuelo fueron militares, y por eso conozco razonablemente el sentimiento militar. Ellos son, en primer lugar, Estado, no mercado. El liberalismo de Bolsonaro es relativo, como el de cualquier militar. Cuando era diputado federal, el presidente criticaba las privatizaciones de mi gobierno. Bolsonaro debe tener dificultad en aceptar que es apenas un militar en la lucha estatizante. El ministro de Economía es lo contrario, es liberal, así que hay una cierta contradicción.

Tanto en Argentina como en Brasil, los presidentes suelen estar preocupados con la reelección apenas asumen…

La democracia es difícil. Son varias las dificultades. Hay que ganarse al Congreso, y el Congreso no es fácil, expresa opiniones, tiene intereses, y el interés más inmediato de los oficialismos es la reelección. Y con elecciones cada cuatro años es muy difícil. No es fácil hacer ninguna reforma, pero es obligación del presidente intentar hacerlas, incluso sabiendo que va a sufrir un perjuicio electoral. Yo intenté no pensar en eso, no era mi motivación.

Creé la reelección, porque en cuatro años se puede hacer poco. Pero tal vez un mandato mayor sería mejor idea que la de la reelección. Nuestra tradición lleva a que las personas piensen más en la reelección y no es bueno para el país. Hoy no haría lo que hice. Cuando se tiene real sentimiento de cambio, es mejor un mandato más largo. Creo eso hoy, pero no fue lo que hice (ríe).

¿Qué cambia para Brasil con la anulación de las condenas de Lula?

Cambia completamente el juego, porque Lula va a animarse a ser candidato. Mi posición es conocida: o enfrentamos a los extremos, a Bolsonaro y también al Partido de los Trabajadores, o seguiremos en esa polarización. Tal vez sea necesaria una especie de interna entre los candidatos de varios partidos opositores para 2022. Quien salga como candidato no puede ser de un centro amorfo, debe tener un lado. En un país de tanta injusticia y tanta pobreza como Brasil, tiene que haber crecimiento económico, pero con una intervención gubernamental. Quien sea capaz de expresar esa idea, golpeando en el corazón de las personas y no solo en la cabeza, va a poder ser competitivo.

(Lea también: Sistema de salud de Chile está al borde del colapso)

Si llegan otra vez Lula y Bolsonaro, creo que ganará de nuevo Bolsonaro, lamento decirlo. (En el 2018, Lula lideraba las encuestas, pero fue inhabilitado por haber sido condenado en dos instancias en la operación Lava Jato, instruida por el juez Moro, acusado de parcialidad ante la Corte Suprema. Bolsonaro inició su mandato el primero de enero de 2019).

¿Cómo llegó Brasil a estas cifras pavorosas por la pandemia?

Brasil tiene una ventaja, su sistema público de salud, que atiende a mucha gente. Pero a pesar de eso, el virus está siendo devastador porque es un país con mucha pobreza y muy desigual. El país mostró que no aguanta una crisis pandémica como esta por eso. El virus llegó en avión y luego se dispersó para terminar siendo más fatal entre quienes tienen menos dinero, y pese a su tamaño, el sistema público se mostró insuficiente para hacerle frente. Tuvimos un factor más, muy grave, que fue la negligencia de los gobernantes.

El presidente simboliza muchas cosas, cada cosa que dice tiene peso. Y cuando dice que el covid es una “gripecita”, muchos creen eso y así aumenta la falta de cuidado. Esa actitud no solo es equivocada, es grave. El gobierno empeoró la crisis y eso cuenta. Bolsonaro tiene un poder simbólico enorme. A veces dan ganas de decir cosas inconvenientes, yo fui presidente, pero no se puede despreciar a la ciencia mientras hay mucha gente muriendo. No puedes cambiar de ministro en un área crucial como Salud. La cuestión central es la salud, y la economía viene después.

En otro contexto parecería absurdo que tenga que existir una campaña publicitaria de vacunación contra una enfermedad que causó más de 300.000 muertos…

Cuando quien simboliza el poder trata con negligencia el problema, crea la necesidad de un contraataque, y necesita decir que todo el mundo debe ser vacunado. Hoy vi con alegría que la madre de Bolsonaro fue vacunada. Eso es importante. Es importante que las personas públicas muestren que están vacunándose para dar el ejemplo. No creer en las vacunas hoy en día es inaceptable. Y el presidente había dicho que si te vacunas, te podías convertir en un yacaré; entonces, para contrarrestar esos dichos, quienes tienen alguna influencia en la opinión pública deben hacerlo.

(Lea: ¿Quién era el joven latino asesinado por la policía de Estados Unidos?).

MARCELO SILVA DE SOUSA
PARA LA NACIÓN (ARGENTINA) – GDA
SAN PABLO
REDACCIÓN DOMINGO



Source link