¿Qué ha cambiado la Corte de EE. UU. en la era Trump? – EEUU y Canadá – Internacional

Written by on September 22, 2020



Estados Unidos está a la expectativa por el nombramiento que busca hacer Donald Trump para reemplazar a la fallecida jueza de la Corte Suprema de Justicia, Ruth Bader Ginsburg. Aunque muchas voces piden que sea el próximo presidente (la elección es el 3 de noviembre) quien elija al juez, Trump ballata para nominar a su carta.

En este país, el Supremo tiene el poder de decisión sobre una amplia gama de temas que impactan directamente la vida de los ciudadanos. Asuntos como los migratorios, los derechos reproductivos y el acceso a la salud son algunos de los más delicados que deben abordar los togados de este ente.

(Lea también: Trump dice que nominará reemplazo para la Corte al final de la semana)

La configuración del máximo tribunal, antes de la muerte de Ginsburg, era de cinco contra cuatro, con mayoría conservadora. Al Presidente de Estados Unidos le corresponde presentarle al Senado su candidato, el cual debe ser aprobado por el legislativo.

De hecho, Trump, durante su presidencia, ya ha tenido que nominar a dos jueces de los nueve que componen la Corte Suprema, y que tienen cargo vitalicio, hasta su muerte o retiro. Entonces, si Trump nomina a otro magistrado, lo más seguro es que las cargas queden seis conservadores contra tres progresistas.

Y eso, según muchos, implica el fin de grandes causas liberales, como el derecho al aborto o las protecciones constitucionales al matrimonio entre personas de mismo sexo.

Como se recuerda, muchos conservadores del país solo votaron por Trump porque les prometió nombrar a jueces de esta orientación en las cortes más importantes del país.

Las dos designaciones que en el pasado hizo Trump para la corte fueron: el conservador Brett Kavanaugh, quien salió elegido luego de un polémico proceso tras las denuncias de acoso que se suscitaron hace dos años, y Neil Gorsuch, quien fue la primera carta con la que el presidente de Estados Unidos inclinó la balanza de la Corte hacia una tendencia más conservadora.

(Le puede interesar: Ruth Bader Ginsburg, una jurista para la historia)

Ruth Bader Ginsburg

La jueza progresista de la Corte Suprema de EE. UU. Ruth Bader Ginsburg murió a los 87 años.

El asunto del aborto

Organizaciones estadounidenses que defienden los derechos reproductivos de la mujer se mostraron este sábado temerosas de un retroceso en su misión tras la muerte de la jueza Ruth Bader Ginsburg si el presidente Donald Trump y los republicanos nominan y aprueban a su reemplazo en el Tribunal Supremo de EE.UU.

“El destino de nuestros derechos, nuestras libertades, nuestra atención médica, nuestros cuerpos, nuestras vidas y nuestro país depende de lo que suceda en los próximos meses”, subrayó Alexis McGill Johnson, presidenta del Fondo de Acción de Planned Parenthood.

Agregó que sería una “bofetada” para los millones de estadounidenses que honran el legado de Ginsburg si el presidente Trump y el líder de la mayoría republicana del Senado, Mitch McConnell, la reemplazaran “con alguien que desharía el trabajo de su vida y les quitaría los derechos y libertades por las que luchó tan duro”.

La activista de Planned Parenthood consideró que los derechos de millones de personas estarían “en peligro si el presidente Trump pudiera confirmar a otro nominado al tribunal más alto del país”. 

(Lea aquí: Las mujeres en la lista de Trump para reemplazar a jueza progresista)

Fátima Goss Graves, presidenta y directora ejecutiva del Centro Nacional de Derecho de la Mujer, se expresó en el mismo sentido al señalar que sería “indignante” que a solo 45 días para las elecciones presidenciales se considerara ocupar su puesto.

Manifestó que la juez progresista, que murió este viernes a los 87 años debido a complicaciones por un cáncer de páncreas, fue “una visionaria que revolucionó el movimiento de igualdad de género, y el derecho, mucho antes de convertirse en jueza de la Corte Suprema”.

En ese sentido dijo que fue una de las fundadoras del Proyecto de Derechos de la Mujer de la ACLU, llevó el primer caso derogando una ley que discriminaba a las mujeres y construyó el caso que definió “el estándar para los casos de discriminación sexual”.

Para Nancy Northup, presidenta y directora ejecutiva del Centro para los Derechos Reproductivos, la jueza Ginsburg entendió que el acceso a la atención del aborto implicaba ‘la autonomía de la mujer para determinar el curso de su vida'”.

Subrayó que Ginsburg dejó ese sentimiento muy claro en su audiencia de nominación en 1993 en contraste con los actuales candidatos judiciales que “evaden preguntas sobre si están de acuerdo con la celebración de Roe v. Wade“, caso que legalizó en 1973 el aborto en el país mediante un fallo del Tribunal Supremo. 

(En otras noticias: EE. UU. declara ilegal despedir por ser homosexual o transgénero)

INTERNACIONAL
*Con información de agencias



Source link


Current track

Title

Artist