fbpx

¿Puede Amy Coney Barrett asegurar la victoria de Trump en las elecciones? – Elecciones Estados Unidos 2020 – Internacional

Written by on October 27, 2020



La confirmación de Amy Coney Barrett como nueva miembro de la Corte Suprema tendrá un profundo impacto, y probablemente por décadas, sobre las leyes que rigen el país y que afectan el diario vivir de millones de personas en Estados Unidos.

(Lea también: ¿Qué supone para EE. UU. una nueva jueza conservadora en el Supremo?)

Desde los derechos reproductivos de la mujer, que llevan casi 50 años protegidos por una sentencia de esta misma Corte, hasta los controles medioambientales para reducir el cambio climático, los derechos religiosos y el acceso a la salud.

Eso porque Barrett, a sus 48 años, podría servir en la corte por más de una generación –los cargos son vitalicios en el Supremo– y confirma a una mayoría conservadora que ahora cuenta con 6 de los 9 asientos.

Y su peso se comenzará a sentir casi de inmediato con la resolución de una serie de casos que afectan directamente al presidente Donald Trump y sus chances de ganar la reelección.

De entrada, los jueces tendrán que decidir si el presidente puede seguir impidiendo que un fiscal de Nueva York pueda revisar sus declaraciones de impuestos en un caso sobre posible corrupción tributaria. Y, también, si los republicanos acaban de manera definitiva con el Obamacare, la ley de salud que se aprobó en el 2010 y que desde entonces otorga cubrimiento a más de 50 millones de personas.

(Le puede interesar: ‘Si hay alguien cerca de ser considerado chavista es el mismo Trump’)

Donald Trump

Donald Trump, presidente de los Estados Unidos.

Los dos temas son muy sensibles y explosivos. Pero las miradas están puestas en el manejo de una serie de demandas contra el sistema electoral en varios estados y que podría alterar el curso de las elecciones presidenciales.

De entrada, el mismo presidente Trump ha dicho que espera que Barrett sea clave en caso de que las elecciones sean demandas y la Corte Suprema tenga que intervenir para determinar el ganador. Algo que ya se vio en el año 2000 cuando una Corte de mayoría republicana puso fin al recuento de votos en Florida y le dio la victoria a George W. Bush por 537 votos.

Pero ya hay otros procesos legales pendientes que podrían inclinar la balanza a su favor.

Uno de ellos es en Pensilvania. Este estado es considerado clave en este ciclo electoral y quien lo gane bien podría asegurar la Casa Blanca para uno u otro candidato.

Dadas las restricciones que existen para votar en medio de la pandemia, las autoridades del estado -que son demócratas- aprobaron que los sufragios depositados por correo puedan ser contados como válidos hasta tres días después de las elecciones.

Eso para dar tiempo a que los votos lleguen a su destino. Una decisión que se tomó, además, porque se han presentado demoras en las oficinas de correo desde que asumió el cargo un nuevo director, nombrado por Trump, y este hizo cambios que han afectado la velocidad con que se procesa la correspondencia.

(Lea aquí: EE. UU. llega a las elecciones con una polarización extrema)

Los republicanos demandaron la medida alegando que esto se presta para fraude. Pero el fondo también es que muchos más demócratas han escogido el correo como su preferencia para votar mientras los republicanos le apuestan al voto presencial.

La demanda llegó a la Corte pero esta se cayó porque 4 jueces votaron en contra y eran necesarios al menos 5. Este mismo martes los republicanos volvieron a elevar la demanda y esperan que Barrett sea el quinto voto que les dé la razón.

Pero sería una decisión muy controvertida pues implica desechar miles de votos que fueron depositados por correo el día de las elecciones. Y porque forzará a muchos, que temen contagiarse si votan presencialmente, a asumir el riesgo o abstenerse de votar.

Otro caso muy similar está sucediendo en Carolina del Norte, otro estado clave en este ciclo electoral. En Carolina, las autoridades tienen hasta 3 días para contar los votos que lleguen por correo hasta el día de las elecciones (y que solo pueden ser comenzados a contar una vez cierren los puestos de votación el 3 de noviembre en la noche).

Amy Coney Barrett

Amy Coney Barrett es la nueva jueza de la Corte Suprema.

Dado que son millones más los que se estima están votando por correo, los demócratas pidieron que se extendiera ese plazo a 9 días para garantizar que todos los votos puedan ser contados. Pero los republicanos se oponen. Ya una corte federal del estado había dado su visto bueno a la extensión alegando que tiene sentido pues permite que más personas usen el correo en medio de una pandemia que ha matado a 225.000 personas.

Pero si la Corte -ahora con Barrett- les da la razón, podría darse un escenario en el que miles de votos terminan no contado simplemente porque no hubo tiempo para contabilizarlos. De nuevo, y dado que los demócratas usarán más este método, la decisión afectaría de manera desproporcionada a los candidatos de este partido.

(Le recomendamos: ‘Intervención de políticos colombianos en elecciones es vergonzosa’)

Y en Wisconsin, uno de los tres estados que le dieron la victoria a Trump en 2016, los demócratas habían pedido que las autoridades contabilizaran los votos enviados por correo que lleguen hasta seis días después de las elecciones. Las leyes del estado solo permite que se cuenten los votos que lleguen hasta el día de las elecciones.

Pero un juez federal les había dado la razón indicando que la pandemia está forzando a miles a usar un sistema de correo que podría verse desbordado. Es decir, una persona podrá votar hasta 7 días antes de las elecciones pero si su sobre llega un día después por demoras en el correo, este no contaría. Pero la Corte Suprema tumbó la decisión del juez federal.

(Lea también: ‘Si los latinos salen a votar, va a cambiar la distribución de poder’)

La razón que dio es que se trata de una decisión de un juez inferior en medio de unas elecciones presidenciales que cambia las leyes del estado. Pero no entró a facturar los problemas que plantea la pandemia. Los demócratas han apelado esa decisión, pero ahora, con Barrett, sus chances se ven remotas.

Eso por citar los casos en curso. Pero ya se sabe que ambos partidos tienen contratados a ejércitos de abogados listos para demandar las elecciones ante cualquier irregularidad. Y todos esos casos, eventualmente, llegarían a un corte donde tres de sus nueve jueces fueron escogidos por Trump.

SERGIO GÓMEZ MASERI
Corresponsal del EL TIEMPO
Washington
En twitter @sergom68





Source link


Current track

Title

Artist