Posibles reemplazos de Ruth Bader Ginsburg en Corte Suprema de Estados Unidos – EEUU y Canadá – Internacional

Written by on September 21, 2020



Si en Estados Unidos la polarización ya era extrema, la muerte este viernes de la magistrada de la Corte Suprema de Justicia Ruth Bader Ginsburg dejó al país en medio de toda una batalla campal que tendrá serias consecuencias en el resultado de las elecciones presidenciales y legislativas.

Cuando Ginsburg no llevaba ni un día de muerta, el presidente Donald Trump anunció este sábado que nominará esta misma semana a una mujer en su reemplazo.

(Lea también: ¿Qué significa para EE. UU. la muerte de la jueza Ruth Bader Ginsburg?).

Los republicanos, que controlan el órgano que se encargaría de confirmar el nombramiento (el Senado), ya anunciaron que empujarán un voto este año, a pesar de que solo restan seis semanas para los comicios de noviembre próximo.

Lo cual es toda una contradicción pues, en el 2016, cuando murió el juez conservador Antonin Scalia y el entonces presidente Barack Obama quiso sustituirlo a ocho meses de las elecciones, este partido le bloqueó el nombramiento y argumentó que los comicios estaban encima y que esa decisión debía corresponderle al nuevo presidente.

Pero todo indica que la posibilidad de consolidar a una corte conservadora por varias décadas (los nombramientos a la corte son vitalicios), es más que suficiente para romper con un precedente que ellos mismos instituyeron.(Le puede interesar: La batalla entre Biden y Trump por el voto hispano).

Ruth Bader Ginsburg

La jueza progresista de la Corte Suprema de EE. UU. Ruth Bader Ginsburg murió a los 87 años.

Para Trump, además, esto podría terminar siendo la clave de su reelección.A la defensiva por su mal manejo del coronavirus, la pelea por un nuevo magistrado para la Corte Suprema le permite cambiar de mensaje y mover la campaña hacia un tema que enardece a su base.

Así mismo, podría poner a pensar a muchos republicanos que estaban decepcionados por su gestión y considerando dar la oportunidad a Joe Biden, su rival demócrata en la contienda.

Trump lo sabe. De allí, su decisión de nominar a una mujer y acercarse también a un grupo electoral con el que no le ha ido muy bien. Aunque hay varios nombres circulando, la lista la encabeza la juez de circuito Amy Coney Barrett, que ya había sido considerada por Trump en el 2018, pero cuyo perfil la vuelve ideal para el actual momento.(Lea también: Trump pide reemplazo de jueza progresista y sacude campaña en EE. UU.).

Barrett tiene 48 años, lo cual quiere decir que podría permanecer en la corte por tres o cuatro décadas dependiendo de su salud. Es, además, una católica devota que ha dejado claro en el pasado que se opone al aborto y los derechos reproductivos de la mujer.

Aunque las diferencias entre liberales y conservadores son muchas, no hay tema que esté más alto en la lista de prioridades de la derecha.

Especialmente entre los evangélicos. Y si bien Barrett ha dicho en el pasado que no dejaría que sus convicciones personales interfieran en su evaluación de las leyes y la constitución, muchos creen que su llegada a la corte dejaría a los conservadores controlando seis de sus nueve asientos, y les permitiría finalmente tumbar Roe vs. Wade, la decisión que tomó la Corte Suprema de Justicia en 1973 y que legalizó el aborto en el país.

(Le puede interesar: Corte Suprema de EE. UU. bloquea ley para restringir el aborto).

Bárbara Lagoa

La cubanoestadounidense Bárbara Lagoa, hija de exiliados cubanos de Miami, suena en los medios estadounidenses como una de las posibles candidatas de Trump. 

Por supuesto, su posición –al igual que la de cualquier otro candidato conservador con esta misma postura- provocará una reacción adversa de millones de mujeres en el país que defienden ese derecho. Sin embargo, el hecho de que Barrett es mujer y mamá de siete hijos, podría suavizar su imagen.

(Le puede interesar: Trump cree en una vacuna para octubre y contradice a experto en salud).

La segunda en la lista de Trump sería Bárbara Lagoa, una cubanaestadounidense que hizo parte de la Corte Suprema de Justicia de Florida. Lagoa le ayudaría a Trump con el voto hispano, especialmente en el “estado del sol”, que es uno que necesita ganar si quiere permanecer en la Casa Blanca.

Lagoa también es joven (52 años) y recibió un voto bipartidista en el Senado en el 2018 cuando el presidente la nominó para una corte de apelaciones. Lo cual haría de su proceso de confirmación uno menos polémico, al menos en términos ideológicos.

SERGIO GÓMEZ MASERI
Corresponsal de EL TIEMPO 
WASHINGTON 
En Twitter: @sergom68



Source link


Current track

Title

Artist