fbpx

Pepe Mujica: conmovedor mensaje del expresidente sobre el éxito – Latinoamérica – Internacional

Written by on October 20, 2020



El expresidente de Uruguay José Mujica (2010-2015) presentó este martes su renuncia al Senado del país suramericano dejando como mensaje que “triunfar en la vida no es ganar, es levantarse y volver a empezar cada vez que uno cae“.

En su alocución durante una sesión extraordinaria de la Cámara Alta, en la que también renunció el exmandatario Julio María Sanguinetti (1985-1990 y 1995-2000),
Mujica dijo que “el odio es fuego como el amor, pero el amor es creador y el odio nos destruye”.

(En contexto: El legado político de Pepe Mujica ‘ad portas’ de su retiro)

Me está echando la pandemia. Ser senador significa hablar con gente y andar para todos lados.

“Yo tengo mi buena cantidad de defectos, soy pasional, pero en mi jardín hace décadas que no cultivo el odio, porque aprendí una dura lección que me impuso la vida, que el odio termina estupidizando, nos hace perder objetividad”, agregó.

Después de la intervención de los senadores Oscar Andrade y Mario Bergara (Frente Amplio, izquierda), Guillermo Domenech (Cabildo Abierto, derecha), Pablo Lanz (Partido Colorado, centroderecha) y Carlos Camy (Partido Nacional, centroderecha),
Mujica tomó la palabra para agradecer lo “elogiosos” que habían sido con él.

Hay un tiempo para llegar y un tiempo para irse en la vida”, sentenció el exmandatario sobre su renuncia al escaño de senador, algo que ya había anunciado meses atrás y que ratificó en la jornada de las elecciones departamentales y municipales, celebradas el 27 de noviembre.

“Me está echando la pandemia. Ser senador significa hablar con gente y andar para todos lados. El partido no se juega en los despachos y estoy amenazado por todos lados, por doble circunstancia: por vejez y por enfermedad inmunológica crónica”, argumentó.

Mujica apeló a la figura de Alejandro Atchugarry, político del Partido Colorado que ocupó su banca años atrás y fallecido en 2017, al que calificó de “símbolo de algo perdurable” que hay que conservar.

(Lea aquí: ‘Lázaro’: cómo una enfermedad volvió a unir a una familia)

Triunfar en la vida no es ganar, es levantarse y volver a empezar cada vez que uno cae

“La bonhomía a pesar de las rispideces de este país que, a pesar de ser pequeño, debe huir de las grietas”, indicó.

El ya exsenador, cuyo lugar en la Cámara Alta ocupará Alejandro Sánchez, también del Frente Amplio, se refirió a la nueva época en la que le ha tocado vivir, dominada por la tecnología y descartó que piense en alguna sucesión -ya que muchos señalan a Sánchez y a Yamandú Orsi, intendente de Canelones, como sus ‘hijos políticos’-.

“En política no hay sucesión, hay causas. Todos pasamos, algunas causas sobreviven y se tienen que transformar y lo único permanente es el cambio. La biología impone cambios, pero también tiene que haber una actitud de dar oportunidad a nuevas generaciones”, señaló.

El exguerrillero José Mujica fue elegido senador en las elecciones celebradas en octubre de 2019, pero ya había ocupado la banca en la Cámara Alta entre 2000 y 2005 y de 2015 a 2018. Además de ocupar la Presidencia de la República entre 2010 y 2015, fue ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca entre 2005 y 2008.

El fin de una era en Uruguay

Dos viejos lobos, eternos rivales, en las antípodas del pensamiento pero estrategas políticos como nadie y con una capacidad de convocatoria que muy pocos tienen. Así son José ‘Pepe’ Mujica y Julio María Sanguinetti, dos expresidentes que cierran juntos una página histórica de la política uruguaya.

Uno defensor de la izquierda, otro conservador de derecha, pero ambos contrincantes con peso en la actualidad pese a la vejez (Mujica tiene 85 años y Sanguinetti 84).

Quizá el destino, pero fundamentalmente la terquedad de estos dos personajes históricos para no querer abandonar la actividad en la que militan desde que tienen uso de la memoria, hizo que decidieran dar un paso al costado y abandonaran juntos, en una misma sesión, su escaño en el Senado tras décadas vinculados a la política.

(Lea aquí: ‘Es un nuevo fracaso para la historia de Colombia’: José Mujica)

Su atuendo informal, su forma de vida austera, los discursos filosóficos y el pasado de armas hasta llegar al sillón presidencial son parte de las características que definen a
Mujica y que han generado que su apellido sea considerado uno de los más influyentes de los últimos tiempos en Latinoamérica.

Pese a sus años y sus constantes exabruptos, Mujica sigue generando una masa de seguidores única en Uruguay y es el senador más votado de la lista más votada -el Movimiento de Participación Popular (MPP), sector que integra el Frente Amplio (FA, izquierda)-.

Su vida estuvo marcada desde joven, al unirse en la década del 60 al grupo guerrillero Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros (MLN-T), que batalló en guerrilla -en épocas en las que aún había democracia en Uruguay- y fue derrotado en 1972.

Con la llegada de la dictadura cívico-militar (1973-1985), Mujica fue encerrado en condiciones inhumanas, torturado y aislado de casi todo tipo de comunicación por 12 años.

Una vez restablecida la democracia, el MLN-T abandonó las armas y se unió al FA -fundado en 1971- en 1989. Con los años, la popularidad de Mujica, su particular historia y especial carisma catapultaron al sector como el de mayor convocatoria.

pepe mujica

El expresidente de Uruguay Pepe Mujica.

El FA llegó al poder en 2005 de la mano de Tabaré Vázquez (2005-2010 y 2015-2020) y, cinco años más tarde, Mujica consiguió la Presidencia. En su gobierno su imagen recorrió el mundo, se lo catalogó como “el presidente más pobre del mundo” por vivir en una finca y donar su sueldo a un plan de vivienda.

Sus discursos en ámbitos internacionales y las leyes aprobadas -matrimonio igualitario, legalización del aborto y marihuana legal- le dieron gran resonancia al país fuera de fronteras. 

(Le puede interesar: ‘Que los niños conozcan las cárceles’ y otras ideas de Pepe Mujica)

De diferente perfil a Mujica, más estructurado, elocuente y académico para hablar, con un aspecto también particular -sobre todo por su características cejas que han sido objeto de caricaturas e ilustraciones- Sanguinetti ha sido un actor clave en la democracia uruguaya.

Este historiador, escritor, abogado, pero, sobre todo, político de raza, fue el primer presidente electo tras la dictadura y gobernó Uruguay en dos periodos: 1985-1990 y 1995-2000. 

Desde su sector, Batllistas, ha liderado al histórico Partido Colorado (PC-centroderecha) y es uno de los personajes más influyentes. Con su carácter y liderazgo político llevó adelante una primera presidencia en la que la sociedad uruguaya aún se encontraba con las heridas frescas por la dictadura de 12 años que azotó al país.

Tras el derrumbe político del PC a comienzos del siglo XXI, fundamentalmente tras la crisis del 2002, Sanguinetti dejó la política “formal”, aunque constantemente hacía apariciones públicas.

Sin embargo, para las últimas elecciones internas sus compañeros de partido fueron a buscarlo y le pidieron que volviera a calzarse los botines de la política para ayudar a levantar un partido que, en las encuestas, estaba en el olvido.

(Lea aquí: Uruguay, primer país de Latinoamérica en volver con música en vivo)

Aunque no logró vencer a Ernesto Talvi en esa instancia electoral, Sanguinetti sacó a lucir su capacidad negociadora, los pergaminos que lo colocaron en la historia como un político de pura cepa y fue el artífice y motor del acuerdo entre cinco partidos que permitió la coalición multicolor que gobierna el país bajo la Presidencia de Luis Lacalle Pou.

¿Realmente es el fin de la vida política de Sanguinetti y Mujica? Esa incógnita solo podrá ser respondida más adelante ya que los hechos han demostrado que ninguno soporta mucho tiempo fuera de la actividad que los ha definido.

Sanguinetti se había retirado de la política formal, ya no iba a ser candidato, pero volvió con todo en 2018 y desde ahí se plantó en la escena política como en sus mejores años.

Mujica, quien en 2018 también renunció al Senado para descansar tras “su largo viaje” de la vida, también volvió a la escena para intentar ayudar al FA a ganar las elecciones de 2019 -algo que finalmente no consiguió-.

Ahora, los dos expresidentes cuyas vidas políticas han sido paralelas, contrapuestas pero complementarias, renuncian juntos. Un poco por la pandemia -ya que ambos son población de riesgo-, tal vez también por cansancio y por dar cierre definitivo a una etapa.

(En otras noticias: Uruguay, primer país de Latinoamérica en volver a clases presenciales)

A pesar de todo, es probable que estos dos viejos lobos, el guerrillero y el académico, el de casa pequeña y el intelectual de cejas grandes, todavía tengan mucho por vivir, ya que, desde el principio hasta el fin de sus días, ambos serán políticos.

EFE



Source link


Current track

Title

Artist