fbpx
Current track

Title

Artist


‘Narcogenerales’ en Ecuador, la denuncia de embajada de EE. UU. – Latinoamérica – Internacional

Written by on December 20, 2021



La embajada de Estados Unidos en Ecuador retiró el visado a cuatro generales de la Policía Nacional, luego de que el embajador en este país, Michael Fitzpatrick, declaró públicamente que su país está preocupado por la penetración del narcotráfico en las fuerzas del orden, y además usó la expresión “narcogenerales”.

En las declaraciones públicas realizadas al portal local Primicias, el diplomático puntualizó: “Estamos muy preocupados por la penetración del narcotráfico en Ecuador y en las fuerzas del orden. Y el presidente (Joe) Biden acaba de anunciar una nueva estrategia nacional anticorrupción, que tiene mucho que ver con nuestro trabajo multilateral para contraatacar este tipo de problemas”.

Lea además: Policía de Ecuador pide ser investigada por supuesto narcotráfico

Sin mencionar nombres ni indicar a qué rama uniformada pertenecen, Fitzpatrick manifestó que este año “han sido cientos de casos” de retiros de visas, incluidos familiares, y que están comprometidos con este proceso.

El experto en seguridad Mario Pazmiño le señaló a EL TIEMPO que, si bien las afirmaciones del embajador causaron revuelo, constituyen un “jalón de orejas al Gobierno ecuatoriano para decirle que su sistema de inteligencia y contrainteligencia no está funcionando y que debe actuar para evitar que la narcodelincuencia siga penetrando en las instituciones y que ante eso Estados Unidos va a reaccionar.

Le puede interesar: Informe revela grave situación de los migrantes en frontera con Ecuador

Pazmiño, que fue jefe de Inteligencia de las Fuerzas Armadas, sostiene que Ecuador se ha ido convirtiendo en un “santuario del crimen organizado”, y considera que ante las acusaciones a los generales del país, la reacción diplomática del Gobierno ecuatoriano debió ser más fuerte y convocar al representante estadounidense para que indique la información que sustenta la gravedad de sus declaraciones.

Es un jalón de orejas al Gobierno ecuatoriano para
decirle que debe reaccionar para evitar que la narcodelincuencia siga penetrando en
las instituciones

Pero Fitzpatrick advirtió que en el pasado la gente se ha escondido detrás de la soberanía para cometer crímenes, pero cuando son casos de crímenes internacionales no es un tema de soberanía. Al contrario, es la coordinación de esfuerzos soberanos de varios países. “Es una decisión soberana nuestra quién puede entrar o no a nuestro país. Y tenemos nuevas herramientas en Estados Unidos para impedir la entrada no solo de determinadas personas, sino de todos sus familiares, que están aprovechando y utilizando los bienes robados”, añadió.

La declaración se produce dos días después de que una disposición judicial retornó a las filas policiales a los generales Víctor Araus, Pablo Rodríguez, Paulo Terán y Édgar Correa, quienes en agosto pasado no fueron ascendidos al grado superior de general inspector, según un informe oficial, “por no pasar las pruebas”.

El general Araus, que ha liderado el reclamo judicial, ha mantenido que “fue llamado para el ascenso con el motivo único de negarlo para acabar con su carrera” y que “se indujo a error a la Presidencia de la República”, dejando entrever irregularidades en los procesos de ascensos.

La salida de los cuatro oficiales de alto rango abrió paso, mediante decreto ejecutivo, firmado por el presidente Guillermo Lasso, al ascenso de cuatro coroneles al grado de generales, entre ellos, Edwin Noguera, esposo de la actual comandante de Policía, Tannya Varela.

Disputa interna

Los generales cesados, los mismos a los que se les ha retirado la visa, interpusieron acciones de protección que fallaron a su favor y, el pasado 9 de diciembre, fueron reincorporados como generales en funciones reconociendo en la decisión judicial “la violación a la seguridad jurídica, al debido proceso, a la garantía de motivación y al derecho al trabajo”. Al día siguiente se produjo el retiro del visado.

Las declaraciones del diplomático estadounidense también provocaron que 19 generales de la Policía ecuatoriana presentaran su disponibilidad al presidente Guillermo Lasso, quien, sin embargo, defendió a los uniformados, señalando que “el cuerpo de generales de la Policía Nacional y de las Fuerzas Armadas y comandantes del Ecuador son elementos serios, respetables (…)”, Además, pidió al embajador Fitzpatrick que informe a quiénes se refiere con el apelativo ‘narcogenerales’, para evitar más especulaciones.

La ministra de Gobierno, Alexandra Vela, tras reconocer que la declaración ha generado “enorme inquietud y alarma”, remitió una carta al embajador estadounidense solicitándole la información sobre los generales a los cuales se les ha retirado sus visas.

“Resulta inadmisible que altas dignidades de las fuerzas del orden se puedan encontrar inmiscuidas en delitos tan execrables”, reiteró la ministra.

Las declaraciones del diplomático no son la primera alerta, pues varias voces locales ya han advertido de la contaminación del narcotráfico en filas militares y policiales, pero, según señala el politólogo y catedrático Santiago Basabe, tuvieron “debilidad” por el hecho de provenir de ecuatorianos.

Sin embargo, para el analista, las declaraciones del embajador tienen un fuerte contenido político, son ambiguas y dejan abierto el espacio a que la ciudadanía elucubre quiénes pueden ser los oficiales involucrados.

Con su declaración, “el embajador Fitzpatrick permite que se empiece a jugar con el honor de las personas y sus familias. Ahí, el morbo empieza a cundir y los que son y los que no son, policías y militares activos y pasivos, empiezan a estar en boca de la ciudadanía”, resaltó.

“Si existe genuino interés político por disminuir la incidencia del narcotráfico entre policías y militares, entonces se debería proponer un examen integral a ambas instituciones de cara a conocer en profundidad cómo proceden y cuáles son las dinámicas de acción de sus servicios de inteligencia y contrainteligencia”, añadió.

Entre tanto, a pedido de los oficiales, la Contraloría General del Estado, la Unidad de Análisis Financiero y la Superintendencia de Bancos han iniciado investigaciones respecto a las declaraciones de bienes y cuentas de los generales que han ascendido desde enero de 2016.

Araus, uno de los implicados, se presentó a la embajada de EE. UU. en Quito por pedido de la legación, y a través de su abogado reconoció que las denuncias en su contra surgieron del interior de la misma institución. Para Diego Chimbo, el abogado del oficial, es una venganza por una denuncia que Araus hizo sobre una supuesta falsificación de documentos que permitió el ascenso al máximo cargo de la actual comandante de la Policía, Tannya Varela.

La polémica se da en medio de una difícil situación para Ecuador por el notable incremento de las actividades del narcotráfico, que se ha visto reflejado en una sangrienta guerra de mafias en varias provincias, en especial la del Guayas, y también en choques en las cárceles, que han dejado más de 300 muertos en lo que va corrido del año.

ANA LUCÍA ROMÁN
Para EL TIEMPO
Quito



Source link