fbpx
Current track

Title

Artist


Jair Bolsonaro: acusado de crímenes por manejo de pandemia – Latinoamérica – Internacional

Written by on October 23, 2021


Crímenes contra la humanidad, infracción de medidas sanitarias, epidemia con resultado de muerte, charlatanería médica, incitación al delito, atentado contra la dignidad del cargo, prevaricación, falsificación de documentos y uso irregular de dineros públicos. Esta lista de delitos hace parte del informe que presentó esta semana una comisión del Senado de Brasil sobre el manejo de la pandemia en ese país.

(Lea también: Conozca cuáles son los países con mayor PIB de América Latina). 

El documento, publicado por la Comisión de Investigación Parlamentaria del Senado (CPI), concluyó que el presidente Jair Bolsonaro agravó la crisis del covid-19 por una “decisión política” y lo acusó por estos delitos. La CPI no tiene el poder de hacer denuncias formales, pero las demoledoras conclusiones del informe serán enviadas a los diferentes órganos de control brasileños (la Fiscalía General, por ejemplo) que pueden proseguir las investigaciones y formular cargos a partir de este documento.

Analistas consultados por este diario coinciden en que estos duros señalamientos contra Bolsonaro significan un nuevo obstáculo para el mandatario en su propósito de reelegirse en 2022. Y aunque aún no es claro si habrá consecuencias políticas o judiciales por este episodio, lo cierto es que la imagen del presidente se desgastará frente a la sociedad de Brasil.

Jair Bolsonaro

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, sufrió un duro revés para las próximas elecciones.

El informe significa que se abre para Bolsonaro otro corredor de intensos conflictos, que puede que no lleve a mayores consecuencias desde el punto de vista de las responsabilidades políticas y administrativas, pero que lo desgastará todavía más frente a la sociedad. Él tendrá que dedicar un buen tiempo y energías políticas en defenderse de esas acusaciones, restándole tiempo para dedicarse a su obsesión principal que es la reelección presidencial a finales de 2022”, le dijo a este diario Rafael Duarte Villa, internacionalista del departamento de Ciencia Política de la Universidad de São Paulo.

Las pesquisas son claves para entender qué pasó en Brasil durante la pandemia, una nación que es la segunda con más muertes en el mundo por causa del virus. Cabe recordar que este país enfrentó difíciles momentos durante la emergencia sanitaria y en varias regiones del país se vivió un colapso de los centros médicos. Además, son otro golpe para un gobierno que en repetidas ocasiones ha minimizado la gravedad del coronavirus.

Bolsonaro tendrá que dedicar energías políticas en defenderse de esas acusaciones, restándole tiempo para dedicarse a su obsesión principal: la reelección
en 2022”

Las acusaciones que hace el informe de la Comisión de Investigación Parlamentaria del Senado son duras y graves. Son un registro con un alto valor histórico e institucional sobre la conducta del gobierno de Bolsonaro frente a la pandemia. Sin embargo, sus impactos políticos son relativamente limitados, ya que no hay actualmente un entorno político y social que favorezca la adopción de una postura aún más incisiva por parte del Congreso con respecto al presidente (como la apertura de un proceso de impeachment)”, explicó Gabriel Brasil, analista y experto de Control Risks en asuntos del gigante sudamericano.

Alcances del informe

Aunque la principal figura señalada en el informe es Bolsonaro, la investigación también incluye como acusados a cuatro ministros y a otras 61 personas sospechosas de diversos delitos, entre las cuales figuran tres hijos del mandatario: el senador Flavio, el diputado Eduardo y el concejal Carlos Bolsonaro, supuestos responsables de una red de difusión de noticias falsas sobre la pandemia.

Jair Bolsonaro

Presidente de Brasil, Jair Bolsonaro.

El texto fue elaborado por el senador opositor Renan Calheiros, en su condición de instructor del grupo, e identifica también entre los sospechosos a los actuales ministros de Salud, Marcelo Queiroga; Defensa, general Walter Braga Netto; Trabajo, Onyx Lorenzoni, y Contraloría, Wagner Rosario. Asimismo, figuran antiguos colaboradores de Bolsonaro, como el excanciller Ernesto Araújo y el general Eduardo Pazuello, ministro de Salud entre mayo de 2020 y abril pasado, en los momentos más duros de la pandemia en Brasil.

Las acusaciones abarcan desde la imposición en la salud pública de remedios sin eficacia comprobada contra el covid-19 que conformaron un llamado “tratamiento precoz” basado en la dudosa cloroquina hasta serias sospechas de corrupción en la negociación de vacunas.

Asimismo, se hallaron indicios sobre una red de activistas de ultraderecha que, combinados con el Gobierno, difundieron masiva información falsa sobre la pandemia, minimizando su gravedad y en línea con el discurso mantenido por Bolsonaro, que combatió desde el Gobierno todas las medidas preventivas. También fue considerada la reiterada violación de Bolsonaro de las medidas que prohibían aglomeraciones e imponían el uso de mascarilla.

(Sobre este tema: Piden inculpar a Bolsonaro por 10 delitos por su gestión de la pandemia). 

Se trató de una “estrategia macabra”, añadió el senador opositor.

Si se hubieran adoptado medidas para contener la circulación del virus, “se podrían haber salvado 120.000 vidas para fines de marzo de 2021”. Bolsonaro es “el principal responsable de los errores cometidos por el gobierno”, completa el relator del informe. El documento es el corolario de un trabajo de investigación que se prolongó durante los últimos seis meses y fue presentado cuando el país ya supera las 600.000 muertes por coronavirus, que eran 391.000 el pasado 27 de abril, fecha en que se instaló la comisión. Las conclusiones del texto serán votadas por los once miembros de la comisión la semana próxima y, si fueran aprobadas, serán remitidas a los tribunales, que tendrán la última palabra sobre los eventuales procesos.

“El documento de la CPI se sumará a una serie de problemas que ha enfrentado el gobierno de Bolsonaro durante la pandemia, en particular aquellos relacionados con la economía, que ha se deteriorado mucho, principalmente en términos de inflación y desempleo”.

“La postura de Bolsonaro durante la pandemia –documentada por el informe– también trajo problemas importantes en su relación con los votantes más al centro, quienes comenzaron a rechazar de manera poco reversible la adopción por parte del gobierno de agendas excesivamente ideológicas. De manera general, la situación electoral de Bolsonaro es muy delicada, y hay riesgos considerables de que él se transforme en el primer presidente en la historia de Brasil que fracasó en su proyecto de reelección”, agregó Gabriel Brasil.

¿Qué dice el Gobierno?

Bolsonaro, que siempre calificó la CPI de “payasada”, se eximió de cualquier responsabilidad. “Sabemos que no tenemos culpa de absolutamente nada. Sabemos que hicimos lo correcto desde el principio”, dijo durante un acto oficial en el estado de Ceará (noreste) pocas horas después de la publicación del informe.

Más de un año después de haber contraído el virus, asegura que no se vacunará y continúa defendiendo estos medicamentos, que son contraindicados por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La popularidad de Bolsonaro se encuentra en su nivel más bajo desde que asumió la presidencia, y las encuestas para las elecciones de 2022 lo muestran detrás del expresidente izquierdista Luiz Inácio Lula da Silva.

Bolsonaro con covid-19 2

Bolsonaro, incluso después de sufrir covid, ha sido reticente con las medidas de bioseguridad.

“Probablemente (este episodio) arrojará resultados menos prácticos y serios para Bolsonaro de lo que a la oposición, y muchas personas en la sociedad brasileña, le gustaría. Eso porque punir a Bolsonaro precisa del referendo de otras instancias del poder público, principalmente del Procurador General de la República (PGR), un aliado político de Bolsonaro. Entonces para que las acusaciones lleguen hasta el final y Bolsonaro pueda ser responsabilizado de las acusaciones que la CPI le hace se necesita que, primero, exista una presión social muy fuerte y, segundo, una presión institucional de los procuradores de base de la PGR”, acotó el académico Duarte Villa.

Más noticias

REDACCIÓN INTERNACIONAL

*Con AFP



Source link