fbpx

‘Hay que mirar la lucha contra los narcóticos de una manera integral’

Written by on October 3, 2021


Hace una semana estuvo en el país Heide Fulton, subsecretaria de Estado adjunta para Asuntos de Antinarcóticos y Aplicación de la Ley de EE. UU.

(Lea también: Viaje a las tierras de ‘San coca’).

Fulton, en este momento, es la mandamás en la administración de Joe Biden en lo que se refiere a políticas antidrogas y su implementación a nivel internacional.

El eje de su visita fue una reunión de alto nivel con las contrapartes colombianas para revisar los esfuerzos antinarcóticos y definir el camino por seguir. Del encuentro salió una nueva estrategia acordada por ambos países, que ha sido vendida como “integral” y enfocada en el desarrollo de regiones afectadas por el flagelo, la defensa del medioambiente y un componente de erradicación, seguridad y aplicación de ley.

En entrevista con EL TIEMPO, Fulton explica esos acuerdos y las metas que se trazaron. Queda claro de esta conversación que con la llegada de Biden a la presidencia las prioridades han cambiado. Aunque Fulton dice que la erradicación seguirá siendo importante, es también contundente al afirmar que, por sí sola, no acabará con el problema. Sostiene, a su vez, que se están desarrollando nuevas matrices ya no enfocadas únicamente en las estadísticas sobre crecimiento de cultivos ilícitos, sino en el progreso en el terreno con las comunidades.

De paso, Fulton dice que la fumigación aérea en pequeñas cantidades puede ser una herramienta importante, pero la decisión de utilizarla es una que le corresponde al Gobierno colombiano.

En su último viaje a Colombia, usted habló de una nueva estrategia para combatir el narcotráfico en el país. ¿En qué se diferencia la nueva aproximación de lo que se venía haciendo o se ha hecho en el pasado?

Tuve la oportunidad de viajar a Colombia para participar en el grupo de trabajo bilateral sobre drogas, y en ese foro discutimos y acordamos una nueva aproximación integral para la lucha contra los narcóticos, y la meta es vincular de manera efectiva la presencia del Estado, la seguridad, el desarrollo y la implementación de las leyes para que podamos reducir la producción de coca de una manera sustentable. Y para eso acordamos tres pilares.

Heide Fulton

La subsecretaria Heide Fulton, en Colombia y visitó al Bajo Cauca.

Foto:

Cortesía: Embajada de Estados Unidos en Colombia

El primero es una estrategia integrada para reducir la oferta. Otro es un énfasis en desarrollo, seguridad y justicia, y el tercero es la protección ambiental. La erradicación de cultivos sigue siendo central en la estrategia, pero esto es un problema complejo que ha evolucionado, y tenemos que tener una aproximación que ataque el problema desde diversos ángulos.

Venimos trabajando con Colombia en la implementación de tres proyectos, en Cáceres (Antioquia), en Tumaco (Nariño) y en Sardinata (Norte de Santander). Estos proyectos resaltan cómo queremos ejecutar ahora esta nueva aproximación.

En Cáceres venimos desarrollando una programación secuencial, incrementado la presencia de la policía estatal, fortaleciendo la relación entre las autoridades y la comunidad, trabajando en desminado, formalizando la titulación de tierras para incentivar el crecimiento de cultivos lícitos; mejorando la infraestructura, como carreteras, para tener mejor acceso a los mercados; entrenando a agricultores y fiscales, procesando crímenes ambientales y mejorando servicios locales.

(Le recomendamos: El tortuoso camino para el retorno de la aspersión).

Lo nuevo es que es secuencial y la integración de estos elementos para atacar todo el espectro del problema y ayudar a las comunidades a que evolucionen hacia la producción de cultivos lícitos.

En la estrategia llama la atención el énfasis en la protección del medio- ambiente. ¿Qué llevó a darle prioridad a este aspecto?

El énfasis en los crímenes ambientales está porque muchas de estas organizaciones criminales que son responsables por la producción y el tráfico de cocaína son también responsables por la destrucción del medioambiente, la deforestación, la minería ilegal y polución. La idea, por supuesto, es proteger estas áreas, pero también ejercer más presión contra estos grupos, haciéndoles entender que por eso también deben responder.

Todo el mundo coincide en que se requiere un enfoque integral que ataque el problema desde la raíz e incluya un componente de seguridad y otro de desarrollo económico para que existan alternativas. Pero ambas cosas requieren de mucho tiempo y la inversión de masivas sumas de dinero. A lo largo de las décadas lo que hemos visto es que la intención está allí, pero nunca existe el tiempo o los fondos suficientes para cambiar la dinámica en el largo plazo. ¿Qué de esta nueva estrategia le hace pensar que ahora será diferente?

Lo que hay que tener en cuenta es que estamos ante un problema muy grande y la naturaleza de ese reto ha cambiado con los años, al igual que la naturaleza de los grupos criminales.

Lo que hemos visto en este año y medio es que la producción de narcóticos ha seguido creciendo y los criminales se están aprovechando de la pandemia y de los otros retos que tiene el Gobierno, como la crisis económica, la crisis migratoria, las protestas internas y también transición en las políticas de EE. UU. Lo que hemos venido haciendo es dar un paso atrás y mirar cómo ha cambiado el reto, qué complejo es y con qué contamos, qué podemos hacer de una manera coordinada para obtener mejores resultados. En la medida en que el problema cambia, también hay que ajustar.

¿Esta estrategia de la que habla ya está acordada con el Gobierno colombiano o apenas está en una fase de planeación?

Lo que hemos acordado es el marco de esta estrategia. Tenemos una relación robusta con el Gobierno colombiano y estamos trabajando en metas específicas para llevar el Diálogo de Alto Nivel entre ambos países, y allí será el momento en que discutiremos puntos más específicos, como a dónde dirigir los recursos para implementar el plan. En el proceso de paz se identificaron ciertas zonas del país, y la idea es aplicar este enfoque en ellas.

(También puede leer: La sigilosa presencia de Sendero Luminoso en la selva peruana).

¿Tiene esta estrategia metas específicas en materia de erradicación? En el pasado la valoración sobre si se ha sido exitoso o no depende de las estadísticas sobre crecimiento o disminución de hectáreas sembradas…

Es una buena pregunta. La erradicación es importante, pero no se puede enfrentar un problema tan complejo concentrándose en un solo aspecto. Lo que queremos es atacarlo…



Source link


Current track

Title

Artist