fbpx
Current track

Title

Artist


Haití: la persecución tras el asesinato del Presidente Jovenel Moïse – Latinoamérica – Internacional

Written by on July 14, 2021


El mundo se estremeció el pasado miércoles 7 de julio, cuando se conoció el asesinato del Presidente de Haití, Jovenel Moïse, quien recibió 12 disparos en su residencia en la madrugada, mientras que su esposa, Martine, resultó herida y hoy está hospitalizada en Miami, Estados Unidos.

(Lea también: Haití: así es la cacería de siete colombianos vinculados al magnicidio)

Las autoridades haitianas han arrestado a 21 personas por su supuesta participación en el magnicidio. Según funcionarios locales, el plan se llevó a cabo con meses de planificación e involucró a exmilitares con mucha experiencia, entre ellos varios colombianos. 

A una semana de los hechos, la cadena CNN publicó un informe sobre cómo respondieron las fuerzas de seguridad de Haití una vez conocieron la noticia del asesinato.

Ese medio de comunicación habló con una fuente con conocimiento de la operación y describe la reacción como un “asedio sangriento” y una “persecución de varios días a través del próspero vecindario del presidente en Puerto Príncipe, el empobrecido barrio de al lado, una tienda abandonada en la carretera y la embajada de Taiwán”.

(Además: Los 6 viajes a Bogotá del jefe de seguridad del presidente de Haití)

Lo primero que revela el informe es una ‘trampa’ en el camino. La fuente de CNN, cuya identidad se mantiene bajo anonimato, relató que cuando los equipos policiales llegaron a la residencia de Moïse esa madrugada, notaron la presencia de un convoy de cinco automóviles. Sin embargo, temieron que el presidente u otras personas pudieran ser rehenes, así que evitaron un enfrentamiento y dejaron que el convoy se marchara.

En una curva en Route de Kenscoff, la carretera que conduce al centro de Puerto Príncipe, el convoy se topó con un retén policial, donde cientos de miembros del personal de seguridad se habían reunido bajo la oscuridad.

(Le recomendamos: ¿Quién es Sanon, médico capturado por crimen del presidente de Haití?)

“Incapaces de dar la vuelta (…), los ocupantes del convoy huyeron, abandonando las armas de fuego dentro de sus vehículos. Desesperados por cubrirse, algunos saltaron al lodo contaminado de un canal de drenaje profundo al borde de la carretera; otros se dispersaron en los edificios circundantes a pie”, cita CNN.

La mayoría se ocultó en un local comercial de dos pisos vacío, donde encontraron una suerte de refugio provisional.

(Siga leyendo: Equipo de seguridad de presidente Moïse no se presentó a declarar)

Exmilitares implicados en crimen del presidente de Haití

Los pasaportes de los colombianos detenidos.

Ahí empezó el asedio. En las primeras horas de la mañana las fuerzas de seguridad haitianas conocieron, por un lado, que Moïse había muerto. Y por otro, que los sospechosos atrapados por su retén tenían al menos a dos miembros de la guardia presidencial como rehenes. 

La decisión entonces fue esperar a que los fugitivos salieran, pues se percataron de que no contaban con agua potable a la mano y estaban ubicados en una zona húmeda y de calor veraniego donde no suelen presentarse vientos.

(En contexto: ¿Por qué el asesinato de Moïse es considerado un magnicidio?)

Entre tanto, hacia las 8 de la mañana (hora local), Jenny Capador, una mujer en Colombia, recibió una llamada de su hermano Duberney, quien estaba en Haití, donde trabajaba en seguridad privada. Ella ha contado que su hermano, exmilitar, le dijo en ese momento que algo había salido mal y que estaba “sitiado y bajo fuego, luchando”.

Hoy se presume que Duberney, quien murió en medio de las capturas, sería la conexión entre la empresa de seguridad de Miami y los exmilitares colombianos vinculados al magnicidio.

A las 3 de la tarde, las fuerzas haitianas arrojaron tres botes de gas lacrimógeno a la calle frente a la tienda que servía de resguardo, lo que provocó que las columnas de gas se esparcieran al interior.

(Además: Revelan detalles de la autopsia de presidente Jovenel Moïse)

Nos disparaban desde el segundo piso. Y tenían una granada, pero no funcionó

CNN asegura que la fuente contó que la negociación comenzó a través de uno de los teléfonos de los rehenes de la Unidad de Seguridad General del Palacio Nacional (USGPN, por sus siglas en francés).

Los primeros presuntos atacantes que salieron del edificio fueron dos haitiano-estadounidenses. Ambos se identificaron como traductores, según la fuente. Acto seguido, bajaron la colina los dos rehenes, quienes les dijeron a las fuerzas de seguridad que decenas de personas, armadas con rifles de asalto de 5.56 mm, todavía estaban en el edificio.

“Los rehenes dijeron que había alrededor de 25 personas, y yo dije: ‘Oh, está bien, estamos tratando con un pelotón‘”, relató la fuente.

(Lea también: El señalado como cerebro del crimen en Haití es desconocido en Florida)

El asalto a la tienda arrancó con la intervención de un pequeño grupo de vanguardia de las fuerzas haitianas y se prolongó con un tiroteo durante dos horas.

La fuente anónima asegura que los supuestos mercenarios estaban bien armados y que arrojaron una granada, aunque esta no detonó. “Nos disparaban desde el segundo piso. Y tenían una granada, pero no funcionó. ¿Te imaginas, la granada simplemente rodando como una pelota, tak, tak, tak, colina abajo?”.

En ese enfrentamiento tres supuestos mercenarios murieron. Sin embargo, una parte importante del grupo se esfumó del lugar.

El periplo siguió en la embajada de Taiwán en Puerto Príncipe.

(Siga leyendo: EE. UU. pide ‘diálogo constructivo’ en Haití para lograr ‘elecciones’)

Hoy las fuerzas de seguridad conocen que los sospechosos escaparon colina arriba y se ocultaron allí tras cruzar dos callejones y saltar unos muros, aunque no hay claridad sobre cómo un grupo de extranjeros sabía que esa sede diplomática estaba ubicada a poca distancia. Un testigo notificó a la Policía local sobre ello.

Refugiarse en la embajada significó un problema, pues las fuerzas haitianas no pueden acceder a esos espacios diplomáticos. 

De momento, se desconoce si el grupo de mercenarios fue asesorado por algún ciudadano local que conocía el área.

Lo cierto es que la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Taiwán, Joanne Ou, le dijo a CNN que guardias de seguridad informaron que “un grupo de sospechosos armados” ingresó a la embajada sin permiso. Y añadió que el personal diplomático trabajaba desde casa “por razones de seguridad” ese día, luego del asesinato de Moïse el día anterior.

(Además: Haití: ‘Colombianos llegaron después del asesinato del Presidente’)

Video: turba de haitianos capturan y trasladan a colombianos amarrados

Los colombianos fueron acusados de asesinar al presidente de Haití, Jovenel Moïse.

Foto:

Captura de pantalla

“Después de que nuestra embajada en Haití recibió una solicitud de las autoridades, acordamos de inmediato que la policía de Haití ingresara a nuestra embajada para cooperar en la búsqueda de los sospechosos”, dijo Ou en una declaración citada por CNN.

La operación de persecución acabó el pasado jueves, cuando 11 de los supuestos mercenarios fueron encontrados y arrestados sin incidentes dentro de la embajada de Taiwán. Otros fueron encontrados en el área circundante. Sin embargo, algunos sospechosos siguen prófugos.

(Le recomendamos: Fichas, claves y cabos sueltos del magnicidio en Haití)



Source link