fbpx
Current track

Title

Artist


Facebook: la historia de un escándalo cada vez mayor

Written by on October 10, 2021


Esta semana, Facebook y sus populares aplicaciones Instagram y WhatsApp volvieron a ser noticia mundial. El desplome de las redes sociales por más de cinco horas no solo creó un caos en las comunicaciones que terminó costando miles de millones de dólares en pérdidas, sino que demostró la peligrosa interdependencia que ha desarrollado el planeta con la compañía que dirige Mark Zuckerberg. Pero quizá lo más delicado para el futuro de la empresa fue lo que sucedió en un salón del Capitolio de Estados Unidos, donde legisladores de ambos partidos se reunieron para escuchar el testimonio de Frances Haugen, otrora empleada de Facebook, quien decidió renunciar para dar la cara y exponer los secretos más oscuros de esta organización.

(Lea también: ‘Facebook es un escandaloso ejemplo de un nuevo orden económico global’).

Haugen, de 37 años, trabajó en Facebook hasta mayo de este año en la división para la integridad cívica, una unidad dentro de la organización cuyo objetivo era recomendar políticas que protegieran al público general. Antes de tomar su decisión, Haugen consultó con su madre, una sacerdote episcopal en Durant, Iowa, que le sugirió que si estaba convencida de que Facebook ponía la vida de muchos en riesgo, debía hacer lo correcto y denunciarlo.

Horas antes de abandonar la empresa sacó copias de decenas de documentos que, según ella, prueban que Facebook siempre ha sido consciente de que sus algoritmos alimentan la división, promueven el odio, diseminan noticias falsas y pueden tener un profundo impacto en la salud emocional y física de los adolescentes. Y en lugar de corregirlo, lo que hizo fue mirar para el otro lado privilegiando su crecimiento y ganancias en lugar de escoger la protección de sus clientes.

Inicialmente le entregó esos documentos al ‘Wall Street Journal’ pidiendo el anonimato. Basado en ellos, este diario ya había publicado una serie de reportajes exponiendo su contenido. Adicionalmente, Haugen elevó ocho demandas contra Facebook ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores (SEC, por su sigla en inglés), cuya función es proteger a los inversionistas y mantener la integridad de los mercados, y los presentó de manera secreta al Comité de Comercio del Senado, que ya venía adelantando una pesquisa contra la empresa.

(Le recomendamos: La vida ‘más allá’ de Facebook de Mark Zuckerberg).

Su identidad como la persona tras las filtraciones fue revelada el domingo pasado en entrevista con el programa 60 Minutos. Pero su comparecencia física ante el Congreso y su brutal testimonio de más de ocho horas provocaron todo un tsunami de críticas contra la empresa, que la han dejado contra las cuerdas.

“Me di cuenta de una verdad devastadora. Nadie por fuera de Facebook sabe lo que pasa en Facebook. La compañía esconde información de manera intencional tanto al público como al Gobierno de Estados Unidos y otros gobiernos. Facebook quiere que creamos que los problemas de los que hablamos no tienen solución. Quieren que creamos que hay que escoger entre un Facebook lleno de contenido extremo y que divide o perder uno de los valores más importantes de este país, que es la libertad de expresión. Que para poder compartir fotos divertidas de sus hijos debe aceptarse la inundación de estos rabiosos mensajes. Que eso es parte del trato. Pero eso no es cierto”, dijo Haugen, que tiene previsto viajar a Inglaterra y otros países para exponer sus hallazgos con gobiernos alrededor del mundo.

(Siga leyendo: Mark Zuckerberg niega acusaciones de Frances Haugen sobre Facebook).

Nadie por fuera de Facebook sabe lo que pasa en Facebook. La compañía esconde información de manera intencional

Según Haugen, el principal problema es que la viralidad de Facebook depende de cómo la división que se encarga del crecimiento de la empresa amplifica el algoritmo para asegurarse de que el contenido “pegue más y se reproduzca”. Cuanto más suceda, más tiempo pasan los usuarios en las redes y más ganancias obtiene Facebook, porque puede exponerlos a más avisos publicitarios. Y numerosos estudios han demostrado que entre más polémico y divisivo sea el contenido, así sea falso, más tráfico genera. Haugen sostiene que Facebook es consciente de esa situación, pero les da prioridad a sus arcas.

Para la informante, a eso se suman dos factores que tienen que ver con la cultura de la empresa. Por un lado, dedica cada vez menos recursos a las unidades que se encargan de monitorear el fenómeno –como en la que ella trabajaba–, y por el otro, incentiva a sus empleados mediante bonificaciones para que generen más “clics”. En una de las demandas ante la SEC, Haugen resalta un estudio hecho por Facebook en el que se sigue el comportamiento de un usuario hipotético que quiere seguir “noticias de corte conservador y humor en general”.

(De interés: ‘Nunca lideró un equipo’: Facebook le responde a exempleada Frances Haugen).

A los dos días, ese usuario ya estaba recibiendo noticias de conspiración y en menos de una semana ya lo estaban inundado con contenido de QAnon, una especie de secta que viene creciendo en popularidad y que cree que el Departamento de Estado está compuesto por un orden satánico que abusa de niños, y que los extraterrestres viven entre nosotros.

En el caso de los adolescentes y menores de edad, según Haugen, los estudios internos también demuestran que Facebook está al tanto de que sus plataformas, especialmente Instagram, los afectan negativamente en cuanto a problemas de autoestima, espacios para el matoneo y trastornos alimentarios.

Durante la audiencia, varios legisladores equipararon este momento con el que atravesó la industria del tabaco en Estado Unidos cuando otro informante reportó que las empresas sabían que causaba cáncer y adicción, lo cual condujo a decisiones para regular su venta y la manera de hacer publicidad.

(Lea también: Por qué algunos dicen que el ‘Mercurio retrógrado’ hizo que cayera Facebook).

“Creo que ha llegado el momento de actuar y usted es el catalizador para esa acción. Esta compañía podría ser muy rentable y muy segura a la vez. Pero escogieron el camino de la codicia. Si solo optaran por dejar de recibir algo menos de plata y aplicaran el algoritmo de manera diferente, ayudarían a salvar vidas”, dijo la senadora Amy Klobuchar.

Facebook, por supuesto, se defendió con vehemencia. Zuckerberg, en un e-mail a sus empleados que luego publicó en redes, dijo que las acusaciones eran totalmente falsas y que no priorizan ganancias sobre el bien común.

“Nos preocupan profundamente…



Source link