fbpx

Estudio sobre legislativas en Venezuela: resultado de los comicios agravará la crisis con Colombia – Venezuela – Internacional

Written by on December 6, 2020



Luego de las elecciones legislativas venezolanas de hoy, el oficialismo será una “aplanadora” que logrará la mayoría parlamentaria, generando una intensificación de la crisis en las fronteras colombo-venezolanas, mientras que la inestabilidad política se fortalecerá ante una “fragmentada oposición” llevando al país hacia un estado de autoritarismo hegemónico.

(En contexto: Con inevitable triunfo chavista, Venezuela celebra polémicos comicios)

Así lo revela el informe ‘Las elecciones del 6D en Venezuela y su impacto en la frontera’, realizado por la Fundación Paz & Reconciliación (Pares) en alianza con la Fundación Nacional para la Democracia (NED por su sigla en inglés).

De acuerdo con la investigación, “estas elecciones marcarán la transición de un autoritarismo competitivo, en el que se simulan elecciones, a un autoritarismo hegemónico, por lo que Venezuela transita vertiginosamente hacia un gobierno cada vez más autoritario, en medio de una pandemia en la que se han registrado diversas denuncias sobre los altos niveles de subregistros de contagios y fallecidos por parte de (Nicolás) Maduro, pero que, además, no contó con planes de prevención de contagios durante la campaña electoral ni mucho menos para las elecciones del 6D”.

El informe señala que el resultado de las elecciones del 6 de diciembre (6D) provocará una especial vulnerabilidad para las fronteras colombo-venezolanas, en donde al imponerse el oficialismo, como lo vaticina el estudio, la situación de crisis se exacerbará.

Esta es una frontera sin Dios ni ley. Nuestras investigaciones señalan que hay 28 grupos ilegales, 13 de ellos trasnacionales y en donde la esclavitud sexual, la violencia, el tráfico de armas, el contrabando y el éxodo masivo están a la orden del día. Por eso queremos evidenciar cómo los resultados de estas elecciones no le apuntarán a soluciones, sino que, por el contrario, aumentarán los problemas en la frontera”, le dice a EL TIEMPO León Valencia, director de la Fundación Pares, al insistir en que “el comportamiento del Gobierno colombiano respecto a esta dinámica es clave”.

Estas elecciones marcarán la transición de un autoritarismo competitivo, en el que se simulan elecciones, a un autoritarismo hegemónico

(Le puede interesar: Las claves de las elecciones legislativas en Venezuela)

“Lo que ahora vemos es que luego de estas elecciones va a haber una aplanadora oficialista que triunfe en la frontera y que agrave las cosas que ya ocurren”, señala Valencia.

A esto se suma que los candidatos, en los estados fronterizos de Zulia y Táchira, no cuentan con una agenda establecida o una política definida sobre la acción a ejercer en las fronteras. Pares indica que, en su mayoría, son candidatos oficialistas desconocidos y con fuertes cuestionamientos por presuntos hechos de corrupción, sanciones internacionales y vínculos con grupos armados.

“Tanto en Zulia como en Táchira se consolidarán discursos centrados en la confrontación con el Gobierno colombiano y la lógica del enemigo externo, en especial la influencia que puede ejercer EE. UU. sobre Colombia en las fronteras de La Guajira y Norte de Santander. Un escenario que podría tener gran incertidumbre con la llegada de Joe Biden a la presidencia”, destaca el informe.

Respecto al relacionamiento entre la institucionalidad de ambos lados de la frontera, el informe de Pares prevé una tensión mediada por comunicaciones y acuerdos subnacionales. De otro lado, Valencia afirma que la actuación internacional ha fracasado con miras a lograr un cambio en Venezuela. “Las sanciones internacionales aumentaron la pobreza y la desigualdad sin lograr debilitar al gobierno de Nicolás Maduro”, señala.

(Le interesa: ¿Qué se puede esperar de las legislativas en Venezuela?)

“El informe demuestra que algo estamos haciendo mal desde Colombia y desde la comunidad internacional. Fracasaron todas las estrategias para empoderar a la oposición venezolana y eso es una realidad compleja para Colombia porque, con el fortalecimiento del oficialismo luego de estas elecciones, lo que ocurrirá es que se agravarán las cosas no solo en Venezuela sino en la frontera”, apunta.

Hacinamiento en la frontera con Venezuela en Cúcuta

El informe señala que el resultado de las elecciones del 6 de diciembre (6D) provocará una especial vulnerabilidad para las fronteras colombo-venezolanas.

Foto:

Cortesía Jorge Gutiérrez

Riesgo de fraude

Otra de las problemáticas que pone en evidencia el informe es la latencia por el fraude electoral asociado, por primera vez, a un componente técnico.

Los elementos técnicos usados para el voto electoral venezolano eran una fortaleza. De hecho, funcionaba mucho mejor que el de Colombia. Pero, ahora, esa misma fortaleza es un factor de riesgo en estas elecciones debido al cambio de proveedor y a la inclusión de nuevas máquinas (tras el incendio en los galpones del Consejo Nacional Electoral en marzo de 2020) al sistema”, enfatiza Valencia.

De acuerdo con las investigaciones realizadas por Pares, el incendio en los galpones del CNE (del cual aún se desconocen sus causas) destruyó el 98 por ciento de los equipos utilizados para las elecciones en el país administrados por la empresa Smartmatic.

(Lea aquí: Grupos armados presionan a venezolanos para que salgan a votar)

Desde ese entonces, la filial en Venezuela de la empresa argentina ExClé asumió el control de la plataforma automatizada de votación de Venezuela y será la encargada de proveer las máquinas de votación que se utilizarán en las parlamentarias del 6D.
Según el estudio, esta empresa ha sido reconocida como una “consentida” contratista del Estado venezolano desde el 2004, controlando el sistema de identificación biométrica que usa el CNE en las elecciones.

Paralelamente, Pares destaca la intensificación del ventajismo político e institucional para estas elecciones reflejado en el aumento de curules en disputa, la intervención del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela (TSJ) en las directivas de los partidos políticos y la ausencia de observación internacional, lo que le resta confiabilidad y legitimidad al proceso.

El informe demuestra que algo estamos haciendo mal desde Colombia y desde la comunidad internacional

Futuro incierto

Respecto al futuro del gobierno interino de Juan Guaidó, reconocido por 54 países, y de la situación institucional, Pares insiste en que la iniciativa de impulsar una consulta popular para contrarrestar las elecciones del 6D, por parte de la oposición mayoritaria (apoyada por la Unión Europea y la Organización de Estados Americanos), en busca de apoyo internacional, refuerza la lógica del paralelismo institucional.

Según el informe, con esta consulta, el espectro de la oposición entra en el juego del desconocimiento de una legítima AN que será refrendada por la vía electoral. “El efecto que tal consulta puede tener en la distribución del poder en Venezuela parece, de manera preliminar, nulo; más aún cuando la proyección de la participación es mucho más baja que la de las elecciones del 6D (se espera sea menos del 10 por ciento)”.

(En otras noticias: Pese a críticas, Maduro busca consolidar su poder con las legislativas)

Una cosa para destacar de estas elecciones es la dispersión y la fragmentación total de la oposición. Pese a que hubo, en los últimos tres años, unos niveles altos de cohesión entre este sector posicionando a Juan Guaidó como una figura de liderazgo, ahora estamos ante un debilitado panorama que hace que sea más cómodo el triunfo para el oficialismo”, explica Valencia.

Es por esto que una de las recomendaciones del informe es recuperar el sistema de pesos y contrapesos para avanzar hacia la democratización en Venezuela, aunque esto no parece viable en el mediano plazo, tras la elección de una nueva AN que será mayoritariamente oficialista. “Este desbalance es la raíz de todos los demás procesos políticos ilegítimos y de la crisis institucional que aqueja al país”, sentencia el informe.

Campaña legislativa en Venezuela

Seguidores de Nicolás Ernesto Maduro Guerra, hijo del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro Moro, hacen campaña para las legislativas del 6 de diciembre.

Foto:

Cristián Hernández. AFP

Los elementos usados para el voto electoral venezolano eran una fortaleza. Pero, ahora, esa misma fortaleza es un factor de riesgo en estas elecciones debido al cambio de proveedor

Dudas por la financiación y uso de fuerzas militares

El estudio presentado por Pares, en relación con las elecciones legislativas de hoy en Venezuela, señala que aunque no se ha impedido la participación de los partidos políticos opositores, los candidatos fuertes están altamente vigilados y temerosos de las represalias institucionales sobre ‘falsos positivos’ judiciales.

A esto se suma la presión de las fuerzas militares, las cuales tienen derecho al voto y, a pesar de que constitucionalmente deberían estar al servicio del poder civil, han tenido favorecimientos del Gobierno por medio de cargos burocráticos, lo que, según el informe, incentiva su lealtad al Ejecutivo y, ante cualquier reforma, su reacción. “Esto es sumamente preocupante si se tiene en cuenta que las fuerzas militares tienen la responsabilidad del transporte y custodia del material electoral y el cuidado de los puestos de votación”, dice el documento.

(Lea aquí: ¿Cómo será la votación para la consulta popular en Venezuela?)

Las fronteras también se consideran espacios de riesgo para las elecciones, debido al control militar que hay durante los comicios y por los votos militares en estos puestos de votación. El estudio destaca que estos son espacios donde ha habido una mayor tradición opositora, pero debido a la presión del Gobierno no hay garantías para el escrutinio de los votos de oposición.

De igual manera, el informe revela que no existe alguna base centralizada para poder identificar las fuentes de financiación de los partidos a nivel electoral en Venezuela, mientras que los hallazgos de una financiación totalmente privada obedecen solo a la oposición y organizaciones independientes.

Para el día de hoy, el estudio identificó como posibles fenómenos de corrupción electoral los llamados “puntos partidistas”, instalados por los partidos políticos a 200 metros del perímetro de seguridad de cada centro de votación con propaganda explícita, la utilización del carnet de la patria como instrumento para coaccionar al elector, el voto asistido sin ser adulto de la tercera edad o una persona en condición de discapacidad, el “casa por casa” y la intervención de los “líderes de calle”.

Lea también

– Rusia anuncia que enviará observadores a las legislativas venezolanas
– ‘La llegada de Biden da una oportunidad de revisar el juego’
– ‘Si vuelve a ganar la oposición, yo me voy de la Presidencia’: Maduro

STEPHANY ECHAVARRÍA NIÑO
SUBEDITORA DE INTERNACIONAL
En Twitter: 



Source link


Current track

Title

Artist