fbpx
Current track

Title

Artist


Elecciones Costa Rica: los desafíos para el nuevo presidente – Latinoamérica – Internacional

Written by on February 5, 2022


Este domingo, Costa Rica – una de las mejores democracias de toda América Latina- acudirá a las urnas para elegir presidente, dos vicepresidentes y 57 diputados. Sin embargo, para la de la silla presidencial se prevé que será necesario acudir a una segunda vuelta el 3 de abril.

(Lea aquí: La calidad democrática en América Latina está en ‘cuidados intensivos’)

Tras la oleada de victorias electorales de la izquierda en Perú, Chile y Honduras en 2021, con la expectativa de los resultados en Colombia y Brasil este año y la consolidación de los regímenes socialistas de Cuba, Venezuela y Nicaragua, los comicios generales de hoy emergen como una decisiva prueba para la democracia más estable de América Latina y el Caribe en los últimos 70 años.

Costa Rica, el único de los 19 países de habla hispana o portuguesa de la zona que nunca vivió dictaduras militares, golpes de Estado, guerras civiles o regímenes de partido único a partir de la segunda mitad del siglo XX, acudirá a una histórica contienda en las urnas entre 25 candidatos presidenciales-de la izquierda radical a la derecha ortodoxa-como una de las naciones más desiguales del siglo.

(Además: Presidente de Perú remodela gabinete mientras oposición plantea destituirlo)

Con una reforma social, obrera y educativa de 1940 a 1944 y sin ejército desde 1948, lo que le permitió convertir los cuarteles en museos, eliminar el presupuesto militar, fortalecer el gasto en salud y educación, confiar su seguridad interna en una policía civil y su defensa externa en el derecho internacional, la pacífica Costa Rica llega a los comicios con el reto de contener el acelerado deterioro social registrado en los últimos 30 años.

Desempleo, subempleo femenino, miseria (23 por ciento de la población) y desigualdad en la distribución de ingresos entre familias ricas y pobres son algunos de los factores que, sumados a la emergencia sanitaria por el coronavirus, tienen a Costa Rica en la lista de los 10 países peor ranqueados.

El desarrollo socioeconómico nacido en la década de 1940 “tuvo su freno a partir de 1978 con políticas privatizadoras de instituciones públicas, los programas de ajuste estructural que comenzaron en 1982 y los tratados de libre comercio desde el decenio de 1990”, afirmó a EL TIEMPO el historiador, político y exembajador costarricense Vladimir de la Cruz.

Elecciones en Costa Rica

Simpatizantes ondean banderas durante la campaña presidencial en Costa Rica.

Foto:

EFE/Jeffrey Arguedas

“Hoy se está jugando el futuro de los próximos 25 años al elegir quién asumirá el Gobierno, como partido y como persona. Este es el dilema de la democracia política y electoral de Costa Rica”, agregó De la Cruz.

Para el político, las tareas claves de quien asuma el poder serán reconstruir la producción y reactivar la economía, recuperar los índices socioeconómicos anteriores a la pandemia, recuperar los cerca de 500.000 empleos que se perdieron en los últimos dos años y facilitar nuevas inversiones.

Tareas no menores cuando cerca de un millón y medio de costarricenses, el equivalente al 40 por ciento de los votantes, tiene ingresos mensuales menores a 200 dólares, en una sociedad que tiene un alto costo de vida.

“Lamentablemente, estos temas no han sido el eje de la campaña electoral que ha gravitado en la discusión de políticas económicas, poco digeribles para el gran electorado”, advirtió el experto.

Elecciones en Costa Rica

Este es el tarjetón con los 27 candidatos a las elecciones en Costa Rica.

Foto:

EFE/Jeffrey Arguedas

Radiografía política de Costa Rica

Con una pacífica tradición electoral por más de 70 años, los comicios de hoy se harán bajo la vigilancia de observadores de América y Europa y serán la 21.ª elección presidencial desde que la actual constitución política de Costa Rica entró a regir en 1949.

En la pelea hay 25 aspirantes presidenciales. Si ninguno recibe al menos el 40 por ciento de los votos deberá convocarse una segunda ronda entre los dos más votados, que será el 3 de abril.

En la vasta oferta, las encuestas ubicaron a seis con las preferencias. El vencedor asumirá el próximo 8 de mayo para un mandato de cuatro años.

José María Figueres, presidente de 1994 a 1998 y del opositor Partido Liberación Nacional (PLN), emergió como favorito para avanzar a la segunda, aunque sin excluir la sorpresa de que triunfe en primera. Lineth Saborío, vicepresidenta de 2002 a 2006 y del opositor Partido Unidad Socialcristiana (PUSC), aparece de segunda.

Con ambos aspirantes en punta y de avanzar a abril, el bipartidismo podría retornar este año.

En un abanico de centro a centro-derecha, las fuerzas en torno al PLN y al PUSC se alternaron en el gobierno de 1949 a 2014 hasta que fueron derrotadas por el Partido Acción Ciudadana (PAC), de centro-izquierda, que rompió la tradición de control de ambos partidos y gobernó en dos periodos consecutivos: de 2014 a 2018 con Luis Guillermo Solís y de 2018 a 2022 con Carlos Alvarado.

Las encuestas ubicaron de tercero al pastor evangélico Fabricio Alvarado, del opositor Partido Nueva República (PNR). En las posicione siguientes están los opositores José María Villalta, del izquierdista Frente Amplio (FA), Rodrigo Chaves, del centrista Partido Progreso Social Democrático (PPSD), y Eliécer Feinzaig, del centro-derechista Partido Liberal Progresista (PLP).

En un contexto de apatía e incertidumbre, y a diferencia de Colombia, Brasil, Chile, Honduras y Perú, Costa Rica apunta a que regresará al redil de los gobiernos de centro, fieles pero discrepantes con Estados Unidos, cercanos con Chile y Colombia y la Unión Europea, abiertos a los nexos con China y Rusia y distantes con Cuba, Nicaragua y Venezuela.

El oficialista Welmer Ramos, del PAC, parece relegado en la carrera, aunque el panorama es cambiante con más del 40 % de votantes todavía indecisos. No obstante, la sombra de los escándalos de corrupción y del deterioro socioeconómico se agranda y persigue al PAC y ensombrece su futuro.

“Costa Rica se juega la transferencia pacífica del poder. El contexto es el de un gobierno muy debilitado (…) por mala gestión política” ante la crisis económica y por la corrupción ligada a la gestión de Alvarado”, aseguró el abogado y politólogo costarricense Constantino Urcuyo, director académico del Centro de Investigación y Adiestramiento Político Administrativo (CIAPA) y profesor en universidades de Europa y América.

“Se juega cómo combatir la desigualdad en crisis fiscal y pandemia. Pero no se juega, bajo ningún aspecto, el régimen democrático. No hay ninguna postura de ningún candidato que tenga connotaciones antisistema democrático”, aclaró Urcuyo a EL TIEMPO.

Al recalcar que es “una elección en el marco del régimen democrático” de este país y con las evidentes diferencias entre los aspirantes, describió: “Es la normalidad democrática la que transcurre con tranquilidad estos días en Costa Rica”.

JOSÉ MELÉNDEZ
ESPECIAL PARA EL TIEMPO
SAN JOSÉ
En Twitter: @josmelndez3



Source link