fbpx
Current track

Title

Artist


El negocio detrás de la mayor cifra de migrantes hacia EE. UU.

Written by on June 13, 2021


Con la llegada de Biden a la Casa Blanca a principios del presente año, el panorama fronterizo parecía tener más apertura y recepción con los migrantes provenientes de Centroamérica. El mandatario puso fin a las políticas migratorias de ‘tolerancia cero’ del expresidente Trump, que separó a miles de familias migrantes que cruzaron de manera ilegal.

(Lea aquí: EE.UU. y México acuerdan atender migración con programas de desarrollo)

Así, ofreció regularizar a 11 millones de indocumentados y frenó dicha segmentación familiar, una decisión que inició una avalancha de migrantes atraídos por esta política favorable. Esta oleada llevó a que en el mes de marzo la cifra de detenciones hechas por la patrulla fronteriza ascendiera a 172.331 personas, principalmente centroamericanos, más del 71 % con respecto al año pasado. También se duplicó la cifra de menores no acompañados a casi 19.000. En abril se registraron unas 178.000 detenciones de indocumentados en la frontera con México, siendo la cifra más alta en 20 años, según autoridades estadounidenses.

Estas cifras ponen de relieve la crisis que enfrenta la región, pues además de ser un drama humanitario de personas que arribaron tras largas y peligrosas travesías a pie, en cajas de camiones o en tren, saca a la luz una industria de tráfico de migrantes que mueve miles de millones de dólares y convierte a estas familias en mercancías de un comercio ilegal.

Las entradas ilegales por la frontera generan 4.200 millones de dólares anuales a estos traficantes conocidos como ‘coyotes’ o ‘polleros’, según un informe de la ONU de 2018. Como otras modalidades de crimen organizado, esta es controlada por narcotraficantes, aunque el primer eslabón puede ser un vecino de los migrantes, mayoritariamente centroamericanos. Los migrantes pagan sumas grandes de dinero a estas personas o grupos ilegales para llegar a la frontera.

Es el caso del hondureño Juan Macías (nombre cambiado), quien acosado por la pobreza le pagó en marzo a una de esas redes 7.000 dólares que reunió con préstamos familiares. “Trabajan a través de organizaciones, les llaman guías; ya luego en la frontera están los cárteles”, dijo el hombre de 35 años en un refugio de la mexicana Ciudad Juárez, donde llegó expulsado de Estados Unidos.

Ahora espera algún beneficio migratorio del presidente estadounidense Joe Biden, o intentará cruzar por sus propios medios. Macías cuenta que trató con ocho ‘polleros’ durante su viaje junto a una treintena de migrantes. “Uno se identificaba con el código cuando llegaba al lugar: ‘yo soy fulano de tal y este es el código’ (…). (Los polleros) no dicen nada, solo ‘síganme’ ”, relata.

(Le puede interesar: Guatemala albergará un centro para inmigrantes apoyado por EE. UU.)

A una hondureña de 24 años y su hija de un año les colocaron pulseras de color morado, pero les advirtieron que debían tirarlas antes de entregarse a oficiales estadounidenses. “Te las ponen antes de llegar al río, y luego de pasar, tienes que quitártelas”, comenta en un albergue de Ciudad Juárez la mujer, expulsada el 12 de abril con otras 156 madres y sus hijos. En el tortuoso trayecto, los migrantes “se convierten en mercancías”, asegura la ONU, al punto de ser marcados con pulseras que llevan sus nombres e inscripciones como ‘entregas’ o ‘llegadas’.

Menores migrantes en frontera con Estados Unidos

Migrantes centroamericanos esperan frente al refugio de la Sagrada Familia al tren de carga llamado La Bestia, en un intento de llegar a la frontera con Estados Unidos, en Apizaco (México).

Una preocupación estatal

El tráfico no es un problema reciente. Desde las herméticas políticas del expresidente Trump hasta el repunte de Biden, el tráfico de migrantes ha sido un tema estructural que preocupa a organizaciones en todo el mundo, como la ONU y la Amnistía Internacional. Para Óscar Hernández, investigador del Colegio de la Frontera Norte, en México, “los traficantes encontraron una coyuntura en el discurso de Biden para empezar a jalar más gente”.

Sin embargo, aunque en febrero el mandatario había estipulado incrementar a 62.500 la cuota de refugiados (razón que motivó la oleada de migrantes), finalmente este retrasó su plan de apertura y mantuvo el límite históricamente bajo de 15.000 que Trump había definido (3.000 para Latinoamérica). También le pidió a los migrantes permanecer en sus países.

Biden hizo esta recomendación ya que solo en febrero fueron arrestadas 100.000 personas en la frontera sur, entre las cuales había 9.457 menores no acompañados. Estos números junto con las cifras de enero sumaron 15.000 aproximadamente. El año pasado fueron 37.000 en todo el año.

El presidente guatemalteco anunció que los mensajes de Biden han sido tergiversados por los traficantes, “dijeron ‘allá vamos a propiciar la reunificación familiar’, y pasaron los coyotes llevándose a los niños y adolescentes y se llenaron las fronteras, no solo con gente de Guatemala”.

Entre los migrantes también hay cubanos, haitianos, africanos, chinos e indios, según la ONU. Y pese a que la seguridad fue reforzada, los contrabandistas estarían utilizando rutas distintas a las tradicionales como la del río Grijalva, en la frontera del estado de Tabasco con Guatemala, según Francisco Garduño, titular del Instituto Nacional de Migración.

(Lea aquí: Reunión entre ‘dreamers’ y Biden promete reforma migratoria en EE. UU.)

migrantes en EEUU 4

La cifra de niños migrantes sin compañía de un adulto ha alcanzado cifras récord.

Actores

Detrás de este crimen hay redes delictivas organizadas que funcionan como una actividad mercantil a mayor y a menor escala en todo el mundo. Según Estudio de Naciones Unidas, el crimen organizado está buscando nuevas formas de operar en la región para expandir sus mercados y eludir al Estado. Así logran fusionarse con otros grupos o establecer cooperativas.

De acuerdo con la UNODC (Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito), para estos grupos los migrantes son “simplemente un producto más del tráfico ilícito, junto con estupefacientes y armas de fuego. Y por cuanto el tráfico de migrantes es un negocio altamente rentable, con un riesgo relativamente bajo de detección, esta actividad criminal es atractiva para los delincuentes”.

Los narcotraficantes irrumpieron en el tráfico de migrantes en 2009, en medio de la ofensiva militar antidrogas desplegada por el presidente mexicano Felipe Calderón (2006-2012), que ha dejado unos 300.000 muertos desde entonces. “Es un negocio y, como tal, funciona…



Source link