fbpx

El coronavirus eclipsa la conmemoración del 1.º de mayo

Written by on May 1, 2020



El aislamiento de la población en casi todo el mundo para evitar la propagación del coronavirus impedirá que este 1.º de mayo millones de trabajadores de todos los continentes salgan a las calles para conmemorar el Día del Trabajo.

Sin embargo, no pasará inadvertida esta fecha, escogida desde hace más de un siglo como una jornada emblemática del movimiento obrero.

Este viernes se cumplen 134 años del 1.º de mayo en el que una huelga obrera paralizó por primera vez a la industria de Estados Unidos, y medio millón de trabajadores de ese país se lanzaron a las calles para reivindicar la jornada laboral de ocho horas.

Aquella fue la culminación de una cruzada impulsada por líderes anarquistas y socialistas y reprimida tres días después en una jornada violenta que pasó a la historia como la masacre de Haymarket, ocurrida en la plaza de ese nombre, en el corazón de Chicago.

La segunda ciudad de Estados Unidos se había convertido en un enorme centro de desarrollo. Cientos de miles de trabajadores, muchos de ellos inmigrantes, habían llegado allí para engancharse en las fábricas de la naciente revolución industrial.

Allí comenzó también la lucha contra los bajos salarios y los largos horarios de trabajo. Con el reclamo de una jornada de ocho horas, que hoy se da por descontada en todas partes, los trabajadores se lanzaron a la huelga con un resultado tan sangriento que la fecha se convirtió en un símbolo infamante en la historia de Estados Unidos.

Para borrar la memoria de aquel suceso, el día fue eliminado hace mucho tiempo del calendario oficial estadounidense y reemplazado por el primer lunes de septiembre.

La plaza Haymarket fue partida en dos por una autopista y un monumento conmemorativo que se había levantado en uno de sus costados fue reemplazado por un edificio.

Sin embargo, nada de esto borró la huella de los ‘mártires’ de Chicago, como fueron llamados los sindicalistas que cayeron en la plaza bajo las balas de la Policía y los que fueron ejecutados después como instigadores de la huelga.

Primeras luchas

En la última parte del siglo diecinueve, el sindicalismo cobró mucha fuerza en Estados Unidos con el apoyo de anarquistas, socialistas y comunistas. En 1877, una huelga de trabajadores ferroviarios paralizó gran parte del transporte del país.

Las autoridades y los empresarios estadounidenses comenzaron a temer que en su territorio se repitiera la Comuna de París, la insurrección popular del 18 de marzo de 1871 que constituyó la primera experiencia de gobierno socialista en Europa.

Aunque esta rebelión duró solo setenta días, en los centros de poder del mundo fue vista con alarma, como un aviso de la revolución.

Después de la guerra civil y la depresión económica que siguió años más tarde en Estados Unidos (llamada por los economistas ‘depresión prolongada’ porque duró dos décadas), el malestar se sintió especialmente en las fábricas y alimentó una rebelión que llegó a tener rasgos revolucionarios.

Inmigrantes europeos, familiarizados con las teorías socialistas y anarquistas en boga en sus países contribuyeron a impulsar las luchas de los trabajadores, que durante buena parte del siglo diecinueve giraron en torno a la necesidad de acortar las extenuantes jornadas de trabajo, que oscilaban entre 12, 14, 16 y hasta 18 horas.

Además (Fotos: Inédita protesta en Israel en tiempos de pandemia)

Esta fue la principal reivindicación de los trabajadores desde el comienzo de la transformación de Estados Unidos en una potencia industrial.

Los de la construcción, los calafateadores de los astilleros y los obreros de las fábricas fueron los primeros en reclamar la reducción de los horarios de trabajo, que a mediados del siglo se estabilizaron en once horas.

En respuesta a numerosas huelgas y manifestaciones obreras, el presidente Andrew Johnson, quien sucedió a Lincoln tras su asesinato en 1865, promulgó tres años más tarde la llamada ley Ingersoll, que estableció la jornada de ocho horas para los trabajadores del Gobierno, pero esta no se aplicó en la práctica porque incluía demasiadas excepciones que permitían aumentar la jornada a 14 y 18 horas.

En 1880 se organizó la Federación de los Trabajadores de Estados Unidos y Canadá, que situó a la cabeza de su agenda el tema de la jornada de trabajo.

En una de sus reuniones acordó convocar una huelga general en favor de la jornada de ocho horas y fijó el 1.º de mayo de 1886 como la fecha para iniciarla.

También le puede interesar (¿Por qué se está negando el subsidio de desempleo en Colombia?)

A medida que se aproximaba aquel día surgieron varios conflictos entre patronos y obreros por una sucesión de despidos de trabajadores que se negaban a abandonar el movimiento.

Iniciada la huelga, en los días siguientes hubo concentraciones en varias ciudades, la principal de las cuales ocurrió el 4 de mayo en Chicago y dio origen a lo que pasaría a la historia como la masacre de Haymarket.

Los obreros reunidos en la plaza de ese nombre, en el corazón de Chicago, habían escuchado a varios oradores cuando fueron rodeados por la Policía, cuyo comandante ordenó disolver la reunión.

En ese momento estalló un artefacto explosivo que causó bajas entre policías y manifestantes, y en respuesta la Policía hizo una descarga cerrada contra la concentración.

Poco después se declaró el estado de sitio en la ciudad y se desató una persecución contra los organizadores de la huelga.

Esta fue la principal reivindicación de los trabajadores desde el comienzo de la transformación de Estados Unidos en una potencia industrial.

Ocho de ellos fueron sometidos a juicio sumario bajo diversos cargos, entre ellos el de causar la muerte de un policía al lanzar el artefacto explosivo y el de pertenecer a una “asociación secreta” que pretendía hacer la revolución social y destruir el orden establecido. Cinco de los acusados fueron condenados a muerte y tres, a prisión.

La mayoría de los condenados a muerte eran de nacionalidad alemana y entre ellos había un periodista, August Spies, director del Arbeiter Zeitung, un periódico anarquista fundado en Chicago por los veteranos de la gran huelga ferroviaria de 1877.

Otros dos, Georg Engel y Adolph Fischer, eran tipógrafos del mismo…



Source link


Current track

Title

Artist