fbpx

Colombianos varados en el exterior: mujer que se fue a India y no ha podido volver – Política

Written by on June 3, 2020


El 27 de febrero de este año, Viviana* llegó a India con el sueño de hacer una práctica en una empresa de tecnología. 

Llegó motivada, lista para emprender esta experiencia que había estado esperando por varios años después de graduarse de comercio internacional. Su viaje se planeó en pocos días, a través de la Fundación AIESEC aplicó para hacer un intercambio, la escogieron de la Universidad, aplicó, la empresa la entrevistó y la seleccionaron.  

Llegó a Nueva Delhi, India, a la empresa Sadhan Enterprise. Pero un mes después su sueño se destruyó. La empresa cerró y se quedó sin recursos para vivir. 

Ella cuenta su historia.

Nueva Delhi, India. 27 de febrero, 4:00 a. m.

Hoy llegué a India con el propósito de realizar una pasantía internacional con visa de estudiante, catalogada como ‘internship’. Comienzo el 03 de marzo y luego me iré a otra ciudad llamada Gurugram. Estaré aquí un año.

Nueva Delhi, India, 20 de marzo

El 18 de marzo comenzó la cuarentena parcial en India. Unos días después, Sadhan Enterprise, la compañía donde realizaba las pasantías decidió enviarme a trabajar desde la casa.

Nueva Delhi, India, 01 de abril

Al pasar de los días, las operaciones de la compañía cesaron paulatinamente y hoy me dijeron que no iba a recibir el pago de mi salario por la crisis y que hasta el mes de junio revisarían la posibilidad de empezar a pagarme.

Colombiana varada en India

Antes de declarase la cuarentena pudo conocer algunos lugares.

Gurgaon, India, 25 de marzo

Hoy envié mis datos personales, documentos de nacionalidad e ingreso al consulado de Colombia en New Delhi. Vivo en el estado de Haryana, en la ciudad de Gurgaon, aproximadamente a una hora de la capital, me encuentro en lo que podría ser un paralelo una vecindad, aquí se les llama PG (pay guest), que está dentro de un ‘village’ y hay muchísimas restricciones. 

(Le puede interesar: El drama de quedar varado en el exterior y ver cómo se agota el dinero)

Gurgaon, India, 18 de abril

Luego de recibir la primera noticia por teléfono por parte del gerente de recursos humanos el 01 de abril, donde me dijo que no recibiría mi salario, entré en un estado de angustia y desespero porque me fuesen a correr, además porque no había pagado el mes de marzo de la renta; así que decidí solicitar ayuda económica al consulado a través del diligenciamiento de la declaración de solicitud de asistencia de connacional en Tránsito.

Lo hice el 27 de abril de 2020 y envié una declaración juramentada, esperando que fuese aprobada.

Ya se acabó el mes y tampoco recibí el pago de abril. 

Hoy la compañía realizó una reunión virtual con todos los colaboradores e informó que cerrarán definitivamente

Gurgaon, India, 01 de mayo

Hoy la compañía realizó una reunión virtual con todos los colaboradores e informó que cerrarán definitivamente. De este modo quedaré sin empleo hasta que India levante la cuarentena y ellos puedan empezar a obtener los permisos exigidos por el gobierno; sin embargo dijeron que esto no era garantía y que podrían recuperarse de esta crisis aproximadamente en 6 u 8 meses posteriores a que reiniciaran labores.

Además, anunciaron que harían reestructuración de personal, invitaron a quienes quisieran renunciar a que lo hicieran. A los cargos directivos los enviaron a una licencia no remunerada, son como unas vacaciones, pero no las pagan.

Quedé más confundida y angustiada.

Gurgaon, India, 04 de mayo

Hoy recibí un correo electrónico del consulado de Colombia en India donde me niegan la ayuda con los auxilios económicos por tener visa de estudiante y no cumplir con los requisitos de la “Resolución 1250 de 2020 y por la cual se adiciona temporalmente el numeral 36.5 al artículo 36 de la Resolución No. 289 del 24 de enero de 2020”.

Vivo muy pendiente de los correos recibidos, y cuando vi que el consulado me había escrito, me emocioné e inmediatamente abrí dicho correo, esperando noticias positivas para recibir algo del auxilio económica, pero al leer cada línea y finalizar el mismo sentí un enojo indescriptible y comencé a llorar por una mezcla de emociones (rabia, decepción, incertidumbre, etc). Luego de desahogarme, les respondí que no estaba de acuerdo y me parecía muy injusto, pero que no me iba a quedar quieta ni iba a permitir morirme de hambre o quedarme sin un techo para refugiarme.

(Lea también: ¿Está varado en el extranjero y quiere volver? Pasos que debe seguir)

Al no poder ejercer mi derecho de retorno, por conexidad he visto limitados mis derechos a la circulación, integridad personal, a acceder a la salud, al trabajo, a la unión familiar, a la dignidad y a la igualdad.

Mi caso es de especial relevancia toda vez que me he visto impedida para poder reunirme con mis familiares a cargo así como se ha visto afectado mi trabajo, pues no estoy recibiendo ningún ingreso económico, dado al cierre de la compañía y sí estoy generando gastos de hospedaje y alimentación, exponiendo mi integridad laboral y humana, mis finanzas personales y familiares por estar a cargo de ellas en Colombia, generando una fuerte crisis económica, sin trabajo ni posibilidades alternas para sobrevivir.

Gurgaon, India, 08 de mayo. 8:00 a. m.

Configuré el correo corporativo en mi celular, y por lo general estábamos recibiendo notificaciones por parte de la empresa, respecto a lo que el Gobierno dijera para estar seguros en casa, mientras todo esto pasaba.

Me levanté, tomé mi desayuno y extrañamente noté que no había recibido ningún correo, por parte de Sadhan.

Cuando revisé, para mi gran sorpresa, mi contraseña había sido cambiada y dicha solicitud había sido hecha por el gerente de recursos humanos, cuando pregunté a través del Whatsapp y mi correo personal, no recibí ninguna respuesta del porqué, es más a hoy 02 de junio sigo sin recibir respuesta ni comunicaciones de la empresa.

Colombiana varada en India

El sueño de hacer una práctica solo duró un mes.

Gurgaon, India, 17 de mayo de 2020

Hoy supe que el Gobierno Nacional procedió a programar un vuelo de repatriación con un costo por tiquete de US $ 2.860 y, teniendo en cuenta la tasa de cambio del 13 de mayo, el valor equivalente en pesos fue de once millones ($11.000.000), y debido a su alto y exagerado valor, me vi obligada a quedarme en India, ya que no podía acceder a ese valor y mucho menos endeudarme para asumir dichos valor. Motivo por el cual, fue haciendo uso de mis ahorros, y gastando el posible valor de un tiquete futuro. Me sentí desilusionada y triste. 

Sin embargo también acepté con la mejor actitud, la voluntad de Dios, y si él desea que aún no regrese a pesar de esta situación, no lo haré y por ello tuve que decidir continuar aquí hasta que al menos los vuelos internacionales se activen o la economía se reactive en India, para volver a arrancar, ir trabajar y recuperar algo del dinero que he gastado, además que yo asumo los gastos de mis familiares en Colombia.

Hoy quedé con un sinsabor viendo partir a dos compañeras en dicho vuelo

Gurugram, India. El día 17 de mayo

Hoy quedé con un sinsabor viendo partir a dos compañeras en dicho vuelo. Sentí que mis derechos se encontraban en estado crítico de amenaza y mi salud integral siendo vulnerada, toda vez que no logré acceder a ni cubrir los gastos de dichoso vuelo.

Gurgaon, India, 17 de mayo de 2020. 10:00 a. m.

Desde hoy apoyé una campaña grupal para que el gobierno realmente ayudara y se evidenciara una gestión eficiente para lograr un corredor o realmente un vuelo humanitario.

(Haciendo clic aquí puede aportar para la campaña)

Ante la montaña rusa de emociones y la decisión que tuve que tomar contraria a lo que quería, después de ver lo que pasó con la empresa, me dije: Debo entonces, reenfocar el tiempo que he usado en la lucha para que el gobierno me escuche verdaderamente y el embajador me dé la cara, pues de él no sé nada, pero quien ha estado presente y de frente a las comunicaciones gubernamentales, es el cónsul.

Le tengo respeto al covid 19 y sí, debo confesar que la incertidumbre, angustia y un poco de ansiedad me lleva a extra cuidarme cuando salgo a recibir ayudas alimenticias por la comunidad o por los mismos colombianos. Este tipo de miedo, se potencia porque India es un país con más de 1377 millones de habitantes y la cantidad de UCI por cada 10.000 habitantes, es menor al 1%, además de no contar con un sistema de salud robusto o sólido, podría decir que no existe un sistema de salud adecuado.

Desde que comenzó la cuarentena en general en India, las veces que tuve la oportunidad de salir a comprar algo de víveres, frutas o alimentos, fui llamada como “corona, corona”, porque el país ha empezado a manifestar xenofobia, pues se cree que nosotros trajimos el virus.

Yo me encuentro en extremo cuidado y bajo cuarentena obligatoria, porque conociendo las condiciones que expuse anteriormente, me aterra salir o estar mucho tiempo en la calle.

Mi imposibilidad financiera (y no puedo pedirle nada a mi familia, porque se vio fuertemente afectada como muchos de los colombianos por la situación, además que soy yo la que responde por los gastos familiares y por mi mami), la imposibilidad de no poder trabajar y mi exposición a un contexto social donde hay una rápida propagación de enfermedades, entre ellas la actual y nueva covid 19, resumen mi situación y el contexto por el que me encuentro en este país, que si bien a mí me ha tratado bien y me ha acogido con mucho amor, la condición de ser extranjera, se ha tornado complicada.

Gurgaon, India, 19 de mayo de 2020

El Presidente de Colombia anunció que mantendría la medida de la restricción de los vuelos internacionales, hasta el 31 de agosto, y señaló que mantendrá el espacio aéreo cerrado para los vuelos internacionales; situación, que si bien es entendible, para mí es intolerable y frustrante, debido a las limitaciones financieras y materiales en las que me encuentro.

Gurgaon, India, 02 de junio de 2020. 2:00 a. m.

Hoy estoy convencida en que debo esperar a que la actividad aérea comercial sea retomada porque no tengo la capacidad de endeudarme más ni mucho menos irme endeudada de aquí, o al menos esperar recibir noticias positivas para retomar la actividad económica de la compañía, y así volver a trabajar.

Amo trabajar, amo mi profesión y confío mucho en Dios, soy una mujer demasiado espiritual y me preocupo en ocasiones más por los demás personas, que por la condición que estoy viviendo.

Me cuesta demasiado aceptar y pedir ayuda, pero también entendí que al estar aquí debo ceder ante las intenciones de quienes me dijeron que había gente dispuesta a aportar algo, para subsanar mi dificultad financiera.

Por ello he creado una VAKI, y no solo para mí, sino para un compañero que se encuentra en Nepal, en una condición mucho más crítica, pero que prefiere no extenderla, pues ha estado bastante afectado. Por esta razón, me atrevo a compartirla y de antemano, agradezco cualquier aporte solidario que puedan tener o simplemente compartiéndola, pues esto será de gran ayuda. *Nombre cambiado por petición de la fuente

LUISA MERCADO
REDACCIÓN POLÍTICA
Twitter: @LuisaMercadoD
Instagram: @luisamercado1





Source link


Current track

Title

Artist