fbpx
Current track

Title

Artist


Chile se juega su futuro entre dos extremos: Boric y Kast – Latinoamérica – Internacional

Written by on December 18, 2021


Chile vive hoy la segunda vuelta de las elecciones presidenciales más trascendentales, polarizadas e inciertas desde el regreso de la democracia hace 30 años en el país.

Una muestra de ello es que en las votaciones se enfrentan dos candidatos en las antípodas del espectro ideológico y con dos visiones de nación radicalmente opuestas, algo desacostumbrado en un país gobernado por el centro durante las últimas tres décadas y admirado por su estabilidad sociopolítica y su avance económico.

Podría ser de su interés: (Las claves para entender la segunda vuelta presidencial en Chile)

La explicación de por qué llega Chile a estos comicios bajo un clima de máxima polarización tiene que ver con el estallido social de 2019. El 18 de octubre de ese año, las manifestaciones en contra del alza en el precio del tiquete de metro detonaron una ola de protestas que le demandaba más compromisos sociales a un Estado chileno tradicionalmente neoliberal.

El episodio, que estuvo liderado en su mayoría por jóvenes, derivó en un proceso constituyente que acordó escribir una nueva Constitución para reemplazar la que rige en el país, redactada durante la dictadura de Augusto Pinochet.

“Estas son unas elecciones muy polarizadas, y esto tiene que ver con la magnitud que tuvo el estallido social y sus consecuencias. Además, son unos comicios muy particulares porque ni la centroizquierda ni la centroderecha están en segunda vuelta y eso es algo inédito en la política chilena”, le explicó a este diario Leandro Lima, analista para el Cono Sur de la firma Control Risks.

El candidato de la derecha, José Antonio Kast, y el de la izquierda, Gabriel Boric, fueron quienes pasaron a segunda vuelta tras las votaciones del 21 de noviembre. Ambos representan ese Chile que ha estado en pugna desde el estallido social. Por un lado, Boric, un exlíder estudiantil que busca implantar un modelo de estado de bienestar, similar al de Europa.

Le puede interesar: (Muere Lucía Iriart, esposa del dictador Pinochet)

Son unos comicios muy particulares porque ni la centroizquierda ni la centroderecha están en segunda vuelta y eso es algo inédito en la política chilena”

En la otra orilla está Kast, que representa a esa población tradicionalmente conservadora que no está de acuerdo con una rápida transición en el país.

Cabe recordar que Chile estuvo gobernado por la Concertación de Partidos por la Democracia, que estuvo alrededor de 20 años en el poder, solo interrumpidos por dos mandatos del actual presidente conservador, Sebastián Piñera.

“Es apenas normal, después de una hegemonía tan larga por parte de la Concertación, que salgan alternativas muy distintas. Es un ciclo natural de la política y esto explica que el centro se haya visto debilitado”, acotó Mauricio Jaramillo, profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad del Rosario.

Este panorama, sumado a la crisis sanitaria del coronavirus y a la necesidad de poner en marcha la reactivación económica del país, terminó en el desgaste de las opciones de centro.

Las protestas fueron claves en proceso chileno

En ese sentido, Boric, de 35 años, líder del Frente Amplio y el candidato más joven en la historia de unas presidenciales en esta nación austral, representa a parte de la sociedad chilena que quiere cambios profundos y que participó en las masivas protestas de 2019.

“Boric es un claro representante de las demandas sociales que han emergido en Chile en los últimos años. Él es un vocero de estas demandas, por su origen como líder estudiantil y por su participación en las protestas”, mencionó el analista Lima.

La primera vez que la mayoría de los chilenos supo de él fue durante las movilizaciones estudiantiles de 2011 a favor de un sistema educativo más justo y desde entonces se consolidó como líder de la izquierda.

Elecciones presidenciales en Chile 2021

Boric es el favorito en los sondeos, pero expertos anticipan que la elección puede ser muy apretada.

Foto:

Cristóbal Olivares, Bloomberg

Kast, católico ferviente y ultraderechista

El caso de Kast es muy distinto: católico ferviente y padre de nueve hijos, el ultraderechista forma parte de un clan familiar que tuvo lazos políticos con la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), un régimen con el que se ha mostrado complaciente en diversas ocasiones.

“Kast tuvo la capacidad de mantener el apoyo de una parte de la población más conservadora y de derecha, que reaccionó a estos rápidos cambios que Chile ha tenido durante los últimos años con las protestas sociales y que desafía a un gobierno de izquierda”, opinó Lima.

En el plano económico, Kast propone una rebaja de impuestos a las grandes empresas y mantener el sistema privado de pensiones. Boric plantea una reforma tributaria que incluye mayores cargas a los más ricos y a las rentas altas para recaudar 5 por ciento del PIB adicional, que se destinaría a ampliar la participación del Estado en la provisión de seguridad social.

Según los últimos sondeos, Boric es el favorito para sustituir al conservador Sebastián Piñera en marzo de 2022, con entre 5 y 14 puntos de ventaja sobre su contendiente, pero los expertos alertan de que la elección está aún muy abierta y se definirá voto a voto.

Según los últimos sondeos, Boric es el favorito, con entre 5 y 14 puntos de ventaja sobre su contendiente, pero los expertos alertan de que la elección está aún muy abierta.

En ese sentido, la campaña para esta segunda vuelta estuvo centrada por capturar a los votantes de centro y en alentar a que los 15 millones de chilenos acudan a las urnas, luego de que la abstención en noviembre llegó al 53 por ciento.

Siempre se ha dicho que quien saca más votos en primera vuelta llega a La Moneda (sede de Gobierno) –algo que viene ocurriendo desde 1999–, pero esta vez es distinto, pues la diferencia entre ambos candidatos fue muy pequeña (Kast obtuvo el 27,91 por ciento de los votos y Boric, 25,83).

Conscientes de que más del 30 por ciento del electorado optó en primera vuelta por opciones más moderadas, ambos candidatos templaron sus discursos para acercarse al votante de centro durante la recta final.

La gran incógnita que queda es qué harán el 12,8 por ciento de los votantes de Franco Parisi, un polémico economista que sorpresivamente quedó de tercero, pese a que ni siquiera pisó Chile e hizo campaña en redes sociales desde su residencia en Alabama (Estados Unidos).

Elecciones presidenciales en Chile 2021

Kast es ferviente católico de extrema derecha y con cercanías con el pinochetismo.

Foto:

Tamara Merino, Bloomberg

Los retos del nuevo mandatario chileno

El próximo mandatario chileno tendrá tres grandes retos: adoptar la nueva Constitución –en caso de ser aprobada–, mantener a flote los motores de la economía y reconciliar al país.

Chile transita por el rediseño de sus instituciones. La Convención Constituyente que trabaja para darle una nueva carta magna al país deberá presentar en los próximos meses un borrador que será sometido a un plebiscito. Si los chilenos adoptan esa nueva Constitución, el próximo mandatario tendrá el enorme reto de aplicar esa eventual nueva hoja de ruta.

En cuanto a la economía, después de la vigorosa recuperación de 2021, se prevé una desaceleración del crecimiento y una alta deuda pública en 2022. Buena parte del desempeño durante este año se debe al fuerte incremento del consumo privado tras los bonos estatales entregados por la pandemia y los tres retiros anticipados de los fondos privados de pensiones.

Sin embargo, para el próximo año, se espera que el Banco Central nuevamente aumente las tasas de interés para contener la inflación, que cerrará este año en torno al 6 por ciento, el doble de su rango meta.

Las heridas que dejará esta campaña persistirán por un buen tiempo y a Chile le queda aún un camino largo por recorrer.

“Como ocurre en otros países, no hay un margen más inmediato que detener la crisis sanitaria, continuar con los planes de vacunación y relanzar la economía. Algo que en Chile está muy comprometido por la desaceleración, las protestas del último tiempo y un modelo económico que se pensaba exitoso, pero que en el último tiempo ha mostrado sus contradicciones”, puntualizó Jaramillo.

Finalmente, tras la polarización inédita por el estallido social, “reconciliar al país” y “gobernar para todos” será fundamental, según Jaramillo, una tarea que no se augura nada sencilla.

En esa misma línea se manifestó en declaraciones a la agencia Efe Mauricio Morales, académico de la Universidad de Talca. “Las heridas que dejará esta campaña persistirán por un buen tiempo y a Chile le queda aún un camino largo por recorrer”.

Carlos José Reyes García
Redacción Internacional
@cjrg14



Source link