fbpx
Current track

Title

Artist


Buscando a Grace: cómo se pudo resolver asesinato de niña hace 30 años

Written by on July 20, 2021



Un hermano y una hermana buscaban a su hermano perdido. Un departamento de policía estaba tratando de identificar a una víctima de asesinato. Tomó 30 años, pero una revolución en la ciencia forense utilizando ADN y sitios web de genealogía finalmente conectó los puntos.

Lo mejor de la pequeña ciudad de Bucklin, Kansas, es su cementerio. La hierba está bien cortada, las tumbas bien cuidadas.

Fue aquí, el mes pasado, donde unos 20 dolientes estaban parados alrededor de un pequeño ataúd blanco para despedirse de Shawna Beth Garber.

Nadie, incluidos los que estaban allí, sabía mucho sobre Shawna: cómo era, dónde vivía o qué nombre usaba cuando murió.

Solo recientemente se enteraron de que había sido asesinada y que su cuerpo no había sido identificado durante tres décadas.

La policía la había llamado Grace, porque dijeron que “sólo por la gracia de Dios” alguien descubriría quién era.

Pero gracias a una revolución en el rastreo de ADN, que está cambiando la forma en que se manejan los casos sin resolver en todo Estados Unidos, un misterio de 30 años finalmente pudo resolverse.

“Shawna”

Rob y Shawna no nacieron en un hogar normal. Él, el hermano mayor de Shawna, es un hombre tímido de 56 años y describe a su madre como “malvada”.

Habla despacio, reflexionando, y elige sus palabras cuidadosamente.

No está acostumbrado a hablar de su infancia y le trae recuerdos turbulentos.

Él y Shawna fueron abusados físicamente por su madre, dice, y eso llevó a que ambos fueran puestos bajo cuidado del Estado.

Los recuerdos que tiene de su hermana pequeña son algunos los pocas buenas memorias que tiene de su primera infancia.

“Ella fue la parte más importante de mi vida”, dice.

Cuando Rob tenía siete años y Shawna cinco, el abuso de su madre comenzó a escalar.

“En su mayor parte, yo era el objetivo de todo”, recuerda Rob, “hasta el incidente que nos alejó de ella. Eso fue muy por encima y más allá de todo lo demás”.

Rob estaba en la escuela cuando su madre le roció combustible a Shawna y le prendió fuego.

Fueron separados y colocados con diferentes familias. A Rob se le dio el apellido Ringwald.

Vio a su hermana una vez más después de que ella salió del hospital, en su octavo cumpleaños, y esa fue la última vez.

Cuando era adulto en la década de 1990, Rob tuvo interés en encontrarla.

Recordó a Shawna, pero también le hablaron de otros medios hermanos.

Después de contactar a las autoridades, finalmente le dieron el nombre de una media hermana, Danielle Pixler, de 48 años, que también vivía en Kansas.

Se conocieron y entablaron una amistad duradera, y Danielle también se interesó en encontrar a Shawna.

Sentada en el porche de su casa en Topeka, Kansas, Danielle me cuenta sobre la búsqueda de décadas de la media hermana que nunca conoció.

“Colocaba folletos en los árboles. Los ponía en las señales de tráfico y en las señales de ceder el paso. Los ponía en las ventanas de los autos”, cuenta Danielle.

Pasó incontables horas en Facebook buscando a Shawna.

“La gente pensó que los estaba acosando”, dice.

Rob y Danielle habían creado cada uno sus propios archivos de casos, llenos de toda la información que pudieron encontrar sobre Shawna.

Pero sin saber siquiera la información básica, como el apellido que estaba usando, era un esfuerzo infructuoso.

“Grace Doe”

En diciembre de 1990, se encontró el cuerpo de una mujer cerca de una granja abandonada en Missouri.

La autopsia estimó que la habían dejado allí durante unas seis semanas y que había sido asesinada.

La policía tenía muy pocas pistas qué seguir. La habían atado con seis tipos diferentes de cuerda. Sus restos estaban tan descompuestos que sería difícil incluso para un pariente cercano identificarla.

El teniente Mike Hall, alguacil adjunto del condado de McDonald, trabajó en el caso durante 14 años sin llegar a descubrir quién era Grace, y mucho menos quién la había matado.

“Si estoy conduciendo, en la patrulla, mi mente a veces divaga. Pienso en quién la trajo aquí. Ella siempre está en mi mente”, afirma.

A medida que pasaron los años, el caso de Grace se hizo cada vez más difícil de resolver.

Sus restos se guardaron en un armario en la oficina del alguacil, casi olvidados. Era uno de los 250.0000 asesinatos sin resolver que se calcula hay en Estados Unidos.

Casos sin resolver, ADN y el asesino de Golden State

El ADN se ha utilizado en medicina forense desde mediados de la década de 1980.

Las técnicas tradicionales son buenas para hacer coincidir material genético con un sospechoso si el ADN de la persona en cuestión ya está en una base de datos policial, pero esto tiene sus límites.

Por ejemplo, en las décadas de 1970 y 1980, California se vio atacada por un prolífico asesino en serie y violador apodado el “asesino de Golden State”.

La policía tenía su material genético, pero no había coincidencias en la base de datos de ADN del FBI. Muchos pensaron que nunca lo encontrarían.

Pero en 2018, las autoridades decidieron utilizar una técnica innovadora que empezaba a usarse: una que combina el uso de ADN con información de sitios web de genealogía para dibujar árboles genealógicos.

Los sitios web de genealogía están diseñados para permitir que las personas encuentren parientes perdidos hace mucho tiempo.

Un usuario manda por correo un hisopo de ADN y luego se le da una lista de personas con las que comparte genes y un análisis de qué tan cerca se relacionan.

La policía se dio cuenta de que si colocaban el ADN del asesino en un sitio web de genealogía, obtendrían una lista de los familiares del asesino, una pista crucial.

La mayoría de los sitios web de genealogía no permiten controles policiales, pero algunos sí.

Las autoridades en el caso del asesino de Golden State utilizaron una empresa llamada GEDmatch.

“El asesino de Golden State es el caso modelo del éxito de la tecnología”, dice el director ejecutivo de GEDmatch, Brett Williams.

Una vez que se encontraron parientes genéticos, se pudo construir árboles genealógicos.

Los árboles finalmente se juntaron en un punto que permitió a las autoridades concentrarse en una persona: un sospechoso.

En 2020, Joseph DeAngelo, un ex oficial de policía de California, fue sentenciado a cadena perpetua.

Encontrar a “Grace”

Othram, una empresa de tecnología con sede en Houston, se fundó poco después del éxito de DeAngelo con el objetivo de resolver casos sin solución utilizando la nueva tecnología.

La compañía utiliza fuentes de datos como las proporcionadas por GEDMatch y ha ayudado a las fuerzas del orden a resolver una serie de asesinatos de alto…



Source link