fbpx

Amy Coney Barrett: análisis de la elección de la jueza conservadora en el Supremo de EE. UU. – EEUU y Canadá – Internacional

Written by on October 27, 2020



El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, obtuvo una importante victoria este lunes con la esperada confirmación de su candidata a la Corte Suprema, consolidando la mayoría conservadora en el alto tribunal y dándole un impulso a su campaña a la reelección a ocho días de los comicios.

(En contexto: Senado confirma a jueza Amy Coney Barrett para el Supremo de EE. UU.)

A pesar de la oposición de los demócratas, que denunciaron un proceso “ilegítimo” tan cerca de los comicios, los senadores republicanos, mayoritarios en la Cámara Alta, avalaron todos -salvo una excepción- el ingreso de Amy Coney Barrett, una católica ferviente opuesta al aborto, al máximo tribunal de justicia del país.

¿Cómo queda la repartición de los jueces?

La Corte Suprema, árbitro de los asuntos más espinosos de la sociedad estadounidense, contará así con seis jueces conservadores de nueve, tres de ellos nombrados por el mandatario republicano.

“Es un día trascendental para Estados Unidos, para la constitución estadounidense y para un estado de derecho justo e imparcial”, dijo el mandatario poco después durante la toma de juramento de la magistrada en el jardín de la Casa Blanca.

Juramentación de Amy Coney Barret

El Senado aprobó en una votación de 52 contra 48 la nominación de Amy Coney Barrett, la ficha conservadora que escogió Trump para la Corte Suprema de EE. UU.

Foto:

Ken Cedeno. Bloomberg

Los temas que debe definir el Supremo

Los demócratas advierten que Barrett podría votar para desarticular el Obamacare, una reforma de salud que ha ayudado a millones de estadounidenses a obtener un seguro médico, y que tal vez ayudaría a anular la sentencia del caso Roe contra Wade de 1973 que permite el derecho al aborto.

(Le puede interesar: ¿Se rindió la Casa Blanca en la lucha contra la pandemia?)

Pero Barrett dijo que mantendrá sus creencias personales separadas de su trabajo. “Haré mi trabajo sin miedo ni favores (…) Y lo haré independientemente de los poderes políticos y de mis propias preferencias”, declaró.

La magistrada podría participar en su primera audiencia a partir del 2 de noviembre, la víspera de las elecciones presidenciales. Por lo tanto, teóricamente actuará en caso de que se examinen posibles apelaciones contra los resultados de la votación.

Cimentando una estrategia que ha implicado la nominación de más de 200 jueces conservadores en todo el sistema judicial federal durante su mandato, el nombramiento de Barrett congracia a Trump con los votantes de la derecha religiosa en un intento final por recuperar terreno frente a su rival demócrata Joe Biden.

¿Por qué se habla de una Corte conservadora de largo tiempo?

Pero más allá del resultado del 3 de noviembre, su legado será perdurable porque esos cargos son vitalicios y Trump ha elegido en general jueces jóvenes.

Barrett tiene 48 años. “Ella va a estar ahí mucho tiempo”, había dicho el mandatario antes de la nominación ante una multitud en Lititz, en uno de los tres mítines previstos este lunes en Pensilvania, un estado clave en las elecciones.

Barret estudió en un liceo católico, siguió un carrera estudiantil en una institución de la iglesia Presbiteriana en Tennessee y finalmente se graduó en la universidad Notre Dame, en Indiana.

Esta jueza es una católica practicante que se opone por convicción personal al aborto, “La vida comienza con la concepción”, afirmó Barrett en un artículo publicado en 2013, según reportó la BBC.

Por posturas como esta se cree que la confirmación de la jueza podría impulsar al electorado religioso conservador del que Trump dependió gran medida hace cuatro años.

(Lea aquí: ‘Insto a políticos colombianos evitar involucrarse en las elecciones’)

De acuerdo con el medio británico, Barret fue escogida como profesora del año en repetidas ocasiones en la universidad de Notre Dame. De hecho, afirma la BBC, su maestro Paolo Carozza la describe como una persona “normal, cálida” y “amable”.

Donald Trump

Durante su mandato, Donald Trump ha nominado a tres jueces para el Supremo de EE. UU.

Críticas demócratas y elogios republicanos

La confirmación en medio de una elección “debe ser un duro recordatorio para todos los estadounidenses de que tu voto importa”, dijo Biden en un comunicado. Durante el debate en el Senado antes de la votación, el jefe de la minoría demócrata, Chuck Schumer denunció la “hipocresía” de los republicanos y afirmó que la jueza no fue elegida por sus credenciales, sino por sus creencias “de derecha radical”.

Pero del lado de los republicanos, todo fueron halagos. El poderoso senador Lindsey Graham celebró un día “histórico” y el jefe de la bancada, Mitch McConnell, enalteció las “brillantes” credenciales de Barrett.

(Le puede interesar: ‘Si hay alguien cerca de ser considerado chavista es el mismo Trump’)

Poco después de la votación, la joven congresista demócrata Alexandria Ocasio-Cortez tuiteó su apoyo a una idea que circula en el ala más izquierdista: aumentar el número de magistrados de la Corte Suprema para contrabalancear la influencia de los jueces nombrados por Trump.

Biden, aunque no es un entusiasta de esa idea, no la descarta del todo. Si es electo, planea crear una comisión bipartidaria para reformar la Corte Suprema.

¿Un triunfo para Trump?

Para Trump el triunfo del nombramiento se ve empañado sin embargo por un deterioro de la crisis sanitaria en el país, que sigue impactando su campaña de reelección.

Biden, continúa acusando al mandatario republicano de darse por vencido ante un virus que ha matado a más de 225.000 estadounidenses e infectado a más de 8,6 millones, incluidos casi 90.000 el sábado, un récord.

“Donald Trump es el peor presidente posible para liderar el país durante una pandemia”, dijo el lunes en una visita sorpresa a Chester, en Pensilvania. En su recorrido por Pensilvania, Trump negó haber capitulado ante el virus.

“Definitivamente estamos pasando la página”, aseguró a periodistas. El domingo, las declaraciones del jefe de gabinete de la Casa Blanca reforzaron la imagen de un gobierno impotente frente al virus.

(Le sugerimos: Señalan al uribismo de tratar de influir en elecciones de EE. UU.)

“No vamos a controlar la pandemia. Vamos a controlar el hecho de recibir vacunas, tratamientos y otras mitigaciones”, dijo Mark Meadows en CNN.

Estos comentarios recibieron un llamado de atención del jefe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, que advirtió que es “peligroso” abandonar la estrategia de intentar erradicar el virus.

AFP



Source link


Current track

Title

Artist