fbpx

Acoso sexual: Gobernador de Nueva York, al borde de la destitución – EEUU – Internacional

Written by on August 8, 2021


Hasta hace poco, Andrew Cuomo era uno de los nombres que sonaban para la presidencia de Estados Unidos. Electo tres veces para la gobernación del estado de Nueva York y en camino a un cuarto periodo, su fama adquirió alcance nacional el año pasado por su eficaz manejo de la pandemia del coronavirus y la oposición radical a Donald Trump, quien lo veía como una especie de némesis.

Podría ser de su interés: (Biden dice que gobernador Cuomo, acusado de acoso sexual, debería renunciar)

El gobernador Cuomo, de hecho, no solo era un consentido del Partido Demócrata, sino que provenía de una de las familias más poderosas en el estado de Nueva York. Su padre, Mario, ocupó el mismo cargo por 12 años, y su hermano, Chris, es un presentador estrella de CNN y estuvo casado con una hija de Robert Kennedy, exfiscal y hermano del mítico expresidente John F. Kennedy.

Pero sus grandes aspiraciones presidenciales, y probablemente toda su carrera política, se vino abajo como un castillo de naipes esta semana tras un explosivo reporte que publicó la oficina de la fiscal general del estado, Letitia James.

En 167 demoledoras páginas, el informe inculpa al gobernador de acosar sexualmente a por lo menos 11 mujeres en un periodo de siete años y de usar su cargo para intimidar y perseguir a quienes se atrevieron a denunciarlo.

El gobernador acosó sexualmente a empleadas actuales y antiguas del estado de Nueva York, a quienes manoseó y besó sin su consentimiento, y con numerosos comentarios de naturaleza sexual que generaron un ambiente de trabajo hostil para las mujeres a su alrededor”, decía el reporte en uno de sus apartados.

Joe Biden

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, opina que Cuomo debería renunciar. 

El gobernador acosó sexualmente a empleadas actuales y antiguas del estado de Nueva York, a quienes manoseó y besó sin su consentimiento, y con numerosos comentarios de naturaleza sexual”,

Según los investigadores, que entrevistaron a casi 180 personas y recopilaron miles de mensajes de texto y correos electrónicos, Cuomo, con su conducta, habría violado leyes federales y estatales que darían pie a posibles cargos criminales y civiles.

Ya cuatro fiscales distritales, basados en el informe, anunciaron la apertura de investigaciones preliminares contra un Cuomo que desde el martes –cuando se conoció la denuncia de la Fiscalía– vio cómo en menos de 48 horas perdió el apoyo de prácticamente todo el establecimiento demócrata estadounidense.

Desde el presidente Joe Biden para abajo están pidiendo su renuncia inmediata, y en el Congreso estatal, que es controlado por este partido, han comenzado a girar las ruedas de un juicio de destitución si no abandona el cargo de manera voluntaria.

Aunque el reporte, sin duda, fue la gota que rebosó la copa, el gobernador ya venía en apuros desde finales del año pasado, cuando comenzaron a surgir las acusaciones en su contra.

La primera en hacerlo fue Lindsey Boylan, una de sus asesoras, que terminó renunciando en septiembre del 2018 hastiada por los avances del gobernador. Según Boylan, a lo largo de los dos años que trabajó en su oficina, Cuomo la acosó de manera permanente.

En la denuncia, la asesora detalla que en una ocasión la invitó a desnudarse y en otra le dio un beso en la boca sin su consentimiento. “Hay una parte en mí que nunca se perdonará por haberlo permitido y por ignorar un comportamiento que claramente era abusivo. El gobernador explotó mis debilidades, mi deseo de hacer un buen trabajo y ser respetada. Me hicieron creer que esto era normal y era el mundo en el que debía sobrevivir”, dijo, en su momento, Boylan.

Pero a esta denuncia, luego, le siguieron otras. En febrero de este año, el turno fue para Charlotte Bennett, otra joven asistente que trabajaba en la gobernación. De acuerdo con Bennett, el gobernador Cuomo la interrogaba sobre su vida sexual y hasta le llegó a preguntar si consideraría una relación con una persona mayor. Cuomo tiene 63 años, y ella, 26.

Letitia James

Letitia James, fiscal general de Nueva York.

Foto:

David Dee Delgado/Getty Images/AFP

Solo pasaron unos cuantos días cuando surgió una nueva acusación. Anna Ruch, una mujer de 33 años, dijo a los medios locales que el gobernador la había manoseado durante una ceremonia de bodas y le preguntó si podía besarla (de ese encuentro hay una foto).

En total, durante esta primera fase, ocho mujeres hicieron públicas sus quejas contra Cuomo y siempre con el mismo patrón de conducta.

Acorralado por las denuncias, Cuomo aceptó la apertura de la investigación independiente en marzo de este año, que es la que se acaba de conocer. Y más recientemente dijo que cooperará en relación con el juicio político en su contra de la asamblea estatal.

En la investigación aparecen las acusaciones de otras tres mujeres que fueron corroboradas por múltiples testigos. Y llamó mucho la atención el caso de una policía que fue asignada a su seguridad.

Sus compañeros hasta se burlaban porque Cuomo “le había puesto el ojo” por atractiva y narró varios momentos en los que el funcionario le tocaba la espalda, le pasaba la mano por el estómago o le decía al oído “hola, mamita”.

Desde el comienzo, Cuomo ha negado las acusaciones e insiste en que si bien lamenta haber “incomodado” a estas mujeres, su conducta nunca fue inapropiada. Incluso, esta semana, ante las insistencias a que renunciara, sorprendió a todos con la defensa de su conducta.

Según Cuomo, todo es un “malentendido” basado en una interpretación que es generacional o cultural. “Sí le doy besos a las personas en la mano. Sí abrazo a las personas, hombres o mujeres, y ocasionalmente sí digo ‘chao, bella’ o ‘mi amor’ ”.

Para el gobernador, se trata de gestos que aprendió en su casa, donde el afecto se expresaba de esa manera. De hecho, su oficina publicó un video en el que se mostraba a otras figuras del Partido Demócrata, como el expresidente Bill Clinton y el excongresista de Nueva York Charles Rangel, en actos similares.

Me too

El movimiento #MeToo cambió los paradigmas de lo que considera acoso sexual.

Para muchos, un mensaje dirigido a un público mayor, quizá sensible a estos argumentos.

Las 11 mujeres que lo han señalado, sin embargo, coincidieron en que no se trató de simples gestos de cortesía y que en ellos siempre hubo un componente sexual, a veces expresado de manera muy directa.

Además, si bien Cuomo tocó algunas fibra al hacer ese tipo de comparaciones, es claro que incluso de ser cierta su versión, este tipo de conductas, normalizadas en el pasado, hoy son inaceptables tras el movimiento #MeToo, que expuso los abusos y acosos contra mujeres de hombres en posiciones de poder.

Así mismo, se trata de acusaciones que tienen alto impacto en un Partido Demócrata que se ha mostrado tajante al rechazar este tipo de conductas y que ha criticado a los republicanos por ignorarlas, como lo hicieron con las que, en su momento, recayeron contra el expresidente Donald Trump.

Sin aliados políticos, con cuatro investigaciones criminales en curso y con un proceso de destitución que lidera su propio partido, el gobernador tiene los días contados”.

Para ponerlo en contexto, en 1998 un 50 por ciento de los estadounidenses consideraban el acoso sexual algo grave. Hoy, el 62 por ciento cree lo mismo, y el 80 por ciento si solo se les pregunta a los demócratas.

Cuomo alega que su suerte debería dejarse a los neoyorquinos, que el año entrante votarán para decidir si merece otros cuatro años. Pero pocos creen que sobreviva hasta entonces.

“Sin aliados políticos, con cuatro investigaciones criminales en curso y con un proceso de destitución que lidera su propio partido, el gobernador tiene los días contados. El único que al parecer no lo cree es él”, decía esta semana Philip Bump, columnista y analista político de The Washington Post.

Sergio Gómez Maseri – @sergom68
Corresponsal de EL TIEMPO
Washington



Source link


Current track

Title

Artist